El meningococo, diez casos en todo el año y dos de ellos fatídicos

Foto cortesía

Ante el grave caso que se presentó la semana pasada cuando dos personas fallecieron por contagiarse de meningococo en un bar de Fontibón, el temor y la poca información sobre esta enfermedad, que es letal entre un 20% y 40% de los casos, crece con el pasar de los días. Por eso aquí le contamos todo lo que usted debe saber.

Poco se conoce de este microorganismo en particular que es causa de diferentes enfermedades, entre ellas la tan peligrosa y conocida bacteria ‘meningitis’, la cual ataca principalmente a los bebés y niños y que se previene con la vacuna en los primeros meses de vida. Pero en el caso del meningococo, al ser una bacteria de fácil contagio y que ataca a las personas con las defensas más bajas, ha afectado a 10 personas este año siendo estos dos casos los únicos fatídicos.

Según Adriana Martínez, bacterióloga  de la Asociación de Bacteriólogos Javerianos, “teóricamente si una persona está vacunada no debería contagiarse. El extracto de la bacteria que genera anticuerpos y que se aplica en la vacunación imposibilita el contagio, sin embargo es posible que la enfermedad se desarrolle pero más suave, en este caso al haber fallecido estas dos personas considero que no estaban vacunadas”.

Sin embargo, la experta asegura que estos casos de infección por meningococo se han presentado en las personas inmunológicamente más débiles, quizá algunos con enfermos de VIH o tuberculosis. Y recalca que usualmente se presentan en ambientes hospitalarios, no en ambientes como bares, centros comerciales o incluso servicio público.

Así mismo, desmiente otras teorías que aseguran el posible el contagio cuando se bebe de la misma botella o se comparten utensilios de cocina, ya que al ser una bacteria que vive en un habitad corporal, su exposición prolongada al medio ambiente la hará morir rápidamente.

 

¿En qué consiste?

El meningococo puede afectar a las personas en cualquier rango de edad y ataca principalmente la faringe.

El profesor Germán Camacho, del Departamento de Pediatría de la Universidad Nacional de Colombia afirma que “esta bacteria coloniza este lugar de la garganta y puede vivir allí por un tiempo. Cuando está allí busca llegar a la sangre, generalmente puede estar precedida de un cuadro respiratorio severo que genera una inflamación en la laringe y eso hace que la bacteria acceda al torrente sanguíneo de manera más fácil”.

Según él, el microorganismo puede vivir allí por un tiempo y puede ser transmitida por el estornudo, el habla, la tos, por el intercambio de saliva o por el contacto muy estrecho. Además asegura que se desconoce porque algunas personas pueden tener la enfermedad por meses sin generar síntomas y en otras la bacteria puede llegar a la sangre y generar síntomas neurológicos después de una hora del contagio.

Rigidez en la nuca, fiebres elevadas, fotosensibilidad, cefalea intensa, en ocasiones manchas rojas en la piel y delirio de persecución o incluso coma, son los síntomas más frecuentes que padece quien se contagia por el microorganismo. Estos últimos síntomas son los más graves y para evitar estos y por supuesto, la muerte, es necesario acudir a un centro médico de inmediato ya que entre 2 y 4 de cada 10 personas que la contraen tienen riesgo de morir, generalmente entre las primeras 24 o 48 horas que los síntomas aparecen.

Las personas que resultan contagiadas por este microorganismo permanecen hospitalizadas por la gravedad de los síntomas y porque representan un peligro para la propagación de la bacteria. Además con quienes a diario conviven  deben ser medicados por alrededor de 5 a 7 días para lograr no contraer esta peligrosa enfermedad.