Millonarios y Pasto continúan su cabeza a cabeza en el Grupo A

Foto cortesía.

Seis de seis ha sumado Millonarios para consolidar sus aspiraciones de disputar la final de la Liga Águila, luego de su victoria de anoche 1-0 en El Campín frente a Unión Magdalena, lo que le permite compartir liderato con Deportivo Pasto.

Fabián González Lasso, convertido en el máximo anotador de los azules, señaló el camino de la victoria al minuto 7 de la primera mitad, en un cotejo en el que parecía que habría lluvia de goles en el coloso de la 57, pero no fue así.

En la siguiente jornada, el sábado, se podría empezar a establecer qué equipo será el finalista porque justamente los líderes del cuadrangular A se verán las caras en el estadio Municipal de Ipiales.

Jugadas las dos primeras fechas de este grupo, América, que cayó frente a los orientados por Alexis García (gol de Andrey Estupiñán) y Unión Magdalena, no parecen tener cómo darle pelea a azules y pastusos.

Millonarios, que pudo ganar por un marcador más abultado pero falló en la puntada final, acusó la ausencia de dos hombres fundamentales en su andamiaje: Felipe Jaramillo, quien quita y acierta en la entrega, y David Silva, tal vez el jugador de mejor nivel junto al portero Wuilker Faríñez.

Por momentos le costó generar juego ofensivo y además la presión alta (en campo contrario) que ejerció el Unión Magdalena, le causó problemas, le exigió mucha paciencia y lo llevó a cometer errores.

No fue el mejor partido de los celestes. Por el contrario, la victoria fue sufrida porque sobre el final los visitantes apretaron, arriesgaron en procura de la igualdad y causaron problemas a la zaga local.

A los dirigidos por Jorge Luis Pinto les queda, además del triunfo, la recuperación de su atacante Juan David Pérez, quien estuvo muy activo y participó de la acción que terminó en el gol, pero preocupa el bajo nivel de Santiago Montoya, quien sigue sin ser ese generador de ideas, ese armador que de él se espera.

Unión Magdalena planteó el partido para enredarlo, montó una línea con cinco defensores y aunque tuvo problemas, sobre todo por el costado derecho, por donde atacó Pérez, de las arregló para no irse goleado, por momentos logró evitar que su adversario se luciera.

Al final, como lo dijo Pérez, el partido fue difícil pero lo importante era ganar y se ganó para seguir codo a codo con Pasto e intentar desequilibrar el sábado a su favor la disputa por el cupo a la final.

De otro lado, para hoy la Dimayor programó los partidos del cuadrangular B. Allí, Cali quiere seguir demostrando que es uno de los favoritos en la pelea por el título, frente a un Junior que no termina de convencer, que deja muchas dudas en su funcionamiento a pesar del cambio de técnico y que está obligado a arriesgar para ganar.

EL cuadro dirigido por Lucas Pusineri sobresale en lo que va del campeonato gracias a un esquema que es ofensivo y atractivo para ver.

En el otro encuentro de la jornada Nacional recibe al difícil Tolima. Los antioqueños contaron con una visita especial en el transcurso de la semana. El guardameta, David Ospina, fue al centro de alto rendimiento de los verdolagas a darle un impulso anímico a sus ex compañeros.

Los comandados por Paulo Autuori se caracterizan por buscar el cero en su arco antes de atacar la portería de los rivales. Nacional es un conjunto que juega bien cuando el rival le da espacios o pierde la pelota, cuando se ve presionado no sabe qué hacer y encaja goles innecesarios.

El semestre de los antioqueños es irregular pero en el sobresale el nombre de Hernán Barcos. El argentino es el que tiene que realizar el trabajo sucio dentro del equipo porque va a chocar constantemente con los centrales rivales para desgastarlos y apoyar a sus compañeros.  De igual manera, otro atleta importante es el volante mixto Sebastián Gómez que puede rematar desde fuera del área.

Por otro lado, Deportes Tolima juega con el balón y quiere repetir la hazaña que consiguió el año pasado cuando le robó el título a los paisas en el Atanasio Girardot. Los de Alberto Gamero empataron 1-1 con Cali en el Manuel Murillo Toro de Ibagué y tiene claro que un empate o una derrota podría complicar las cosas.