Ya son 8.000 los animales silvestres incautados en Bogotá

Foto cortesía.

A 8.000 llegó el número de animales silvestres recuperados por las autoridades de la Alcaldía de Bogotá en los últimos tres años, siendo las aves, los reptiles y los mamíferos las especies más afectadas por el tráfico de animales.

El secretario de Ambiente, Francisco Cruz, indicó sobre el tema que han de seguir trabajando “de la mano con la Policía Ambiental para evitar que más animales silvestres sigan siendo víctimas del tráfico de fauna. Extraer estas especies causa un desequilibrio en la fauna nativa. Intensificaremos los operativos de control en toda la ciudad en defensa de la biodiversidad de nuestro país”.

En los últimos operativos de control que ha hecho la Alcaldía de Bogotá a través de la Secretaría de Ambiente se lograron salvar cuatro canarios costeños y tres tortugas morrocoy que estaban siendo víctimas del tráfico ilegal de fauna silvestre.

De estos casos, el primero se registró en la Calle 170 #7–65 en Usaquén, donde gracias a denuncias de la comunidad, las autoridades lograron incautar los canarios costeños (Sicalis flaveola) que eran tenidos ilegalmente por un vigilante del sector. Las aves estaban al interior de una jaula la cual permanecía a la intemperie colgada de un poste.

El segundo caso ocurrió en la Terminal de Transportes del Salitre, donde identificaron a una ciudadana extranjera quien tenía en su poder tres tortugas morrocoy (Chelonoidis carbonaria) camufladas en una caja de cartón, sin los respectivos permisos que validaran su legalidad y movilización.

Esta persona fue capturada por la policía y puesta a disposición de las autoridades judiciales. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, la tortuga morrocoy se encuentra amenazada y catalogada como especie “en peligro”.

Los animales fueron valorados por un equipo de profesionales de la Secretaría de Ambiente y luego fueron trasladados al Centro de Atención y Rehabilitación de Fauna Silvestre, donde técnicos del Instituto de Protección y Bienestar Animal, le realizarán los respectivos procesos de recuperación para que puedan regresar a su hábitat natural.

La extracción, tenencia y comercialización de especies silvestres es un delito ambiental que puede tener multas de hasta $3.600 millones, según lo establecido en la Ley 1333 de 2009. De igual manera, el Código Penal contempla penas privativas de libertad de hasta 108 meses de prisión por esta conducta.

En el comunicado de prensa de la Alcaldía, la Secretaría Distrital de Ambiente reiteró el llamado a la ciudadanía capitalina y a los visitantes para que informen cualquier situación que ponga en riesgo a la fauna silvestre a través de los teléfonos 3778800 – 3778854, o al correo fauna@ambientebogota.gov.co