Camacol plantea 20 mil viviendas VIS más en Plan de bogotá

Foto archivo El Nuevo Siglo

 Retarse con la meta de iniciar 65.000 unidades de vivienda social en los próximos cuatro años, es una de las recomendaciones que Camacol Bogotá y Cundinamarca le hizo este viernes al proyecto de acuerdo del Plan de Desarrollo Distrital que está en estudio en el Concejo. Así mismo, la revitalización urbana, los proyectos estratégicos, la seguridad jurídica y mayor eficiencia en los trámites, fueron otros de los puntos que el Gremio pide fortalecer.

 “Resaltamos que cada propósito, logro y programa está enfocado en atender los ODS y solucionar las necesidades de Bogotá. Resulta muy positivo que se haya incluido propuestas que impulsan la construcción de vivienda, además de promover sistemas de movilidad sostenibles, la integración regional y acciones concretas en temas de saneamiento, acueducto y desarrollo sostenible”, dijo Alejandro Callejas Aristizábal, gerente de Camacol B&C.

 No obstante, y a pesar de que Camacol resaltó que esta propuesta representa grandes beneficios, pues proyecta a Bogotá como una ciudad inclusiva, cuidadora, consiente y que apunta al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la entidad sugirió cuatro retos que, como gremio, identificó en la propuesta de PDD.

 Metas de vivienda: La propuesta es revisar la meta para iniciar 45 mil unidades de Vivienda de Interés Prioritario (VIP) y Vivienda de Interés Social (VIS) para los próximos cuatro años, por considerar que existen las condiciones para apostarle a 65 mil unidades.

“Los 96 mil hogares que hoy se encuentran en déficit cuantitativo de vivienda, sumados a los 45 mil nuevos que se forman anualmente (según cifras del Dane) y a la iniciación de solo 38 mil unidades en promedio cada año, nos hace pensar que debemos retarnos para cumplirle a los bogotanos con generación de vivienda de calidad”, explicó Callejas.

Proyectos estratégicos: Se requiere que el PDD incluya actividades que claramente impulsen el desarrollo de proyectos estratégicos como Ciudad Lagos de Torca, Lagos de Tunjuelo y POZ Usme, que son vitales para mejorar la calidad urbanística de la ciudad.

Estos, así como los planes parciales de desarrollo y de renovación urbana, representan un gran potencial para la generación de vivienda y de espacio público de calidad, de equipamientos en zonas deficitarias, y un motor para una importante reactivación económica.

Trámites de urbanismo y construcción: Se hace necesario plantear metas concretas para lograr una mayor eficiencia en la gestión de los trámites, así como en materia de digitalización y gobernabilidad administrativa de estos procesos. Hoy las empresas del sector deben atender 79 diligencias ante entidades distritales, sumadas a un poco más de 50 de orden nacional y a cargo de particulares con funciones públicas.

Seguridad jurídica: Es necesario que el PDD contemple un régimen de transición claro que brinde seguridad sobre las condiciones de las normas y decretos existentes para los proyectos licenciados y en desarrollo, así como mantener los incentivos a la construcción de vivienda social contemplados en el Decreto Distrital 553.

“Estos aportes los hemos hecho después de un juicioso seguimiento y el análisis técnico y jurídico de la propuesta de la Administración. Nuestro propósito es siempre sumar al trabajo conjunto para que entre todos aportemos al desarrollo sostenible de la ciudad”, concluyó Callejas.