"Hay 500 camas UCI para atender Covid en Cundinamarca"

Foto Twitter
El gobernador de Cundinamarca habló con EL NUEVO SIGLO sobre el estado actual del Departamento y la forma como se está desarrollando la atención de la emergencia sanitaria 

_____________

EL NUEVO SIGLO: ¿Cuál es el balance de Cundinamarca hoy en materia de contagios y ocupación hospitalaria?

NICOLAS GARCÍA: En este momento tenemos 393 casos. De ellos 186 se encuentran recuperados, 177 están en casa, hay 12 personas hospitalizadas, tres personas en cuidados intensivos y tenemos 14 fallecidos. A la fecha tenemos una tasa de recuperación superior al 45% y en este momento estamos avanzando con el proceso de expansión hospitalaria. Ya tenemos cerca de 500 Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) en el Departamento, de nuestra meta de alcanzar las 739 UCI y ya ampliamos nuestra red hospitalaria teniendo como referencia a cinco hospitales en el departamento.

ENS: A partir de la medianoche del jueves, 41 municipios entraron a un toque de queda. ¿Cómo y porqué se seleccionaron estos municipios?

NG: Muchos municipios de esas provincias querían aplicar el toque de queda de manera individual porque son provincias que históricamente han sido muy turísticas y tenían el temor que mucha gente quisiera salir. Recordemos que en los puentes festivos salen alrededor de 800.000 vehículos de la ciudad de Bogotá hacia Cundinamarca o hacia otras regiones del país, pero con paso obligatorio por nuestro departamento.

Por eso decidimos que en estos municipios, en donde están Fusagasugá, Girardot, Tocaima, Anapoima, La Mesa, La Vega, Villeta etc., entre otros, implementar esta medida y hacerlo del orden departamental para que hubiera mayor nivel de comunicación y socialización en Bogotá, que es de donde más viajeros salen.  

Ahora, esta medida funciona en doble sentido pero en la práctica, los municipios de Cundinamarca han sido muy juiciosos con la restriccion de tránsito, porque todos ellos entienden que en Bogotá hay un foco importante de contagio, así que todos los municipios, desde hace bastante tiempo ya restringieron la posibilidad de que sus ciudadanos se movilizaran a Bogotá (respetando las excepciones de alimentación, de abastecimiento, de urgencias médicas y demás).

Indisciplina

ENS: Precisamente, al respecto de la indisciplina, el viernes en la mañana varias personas trataron de salir incumpliendo la norma. ¿Cómo está ese balance?

NG: Al mediodía del viernes ya había 42 vehículos inmovilizados y ya se habían impuesto más de 100 comparendos. Estos vehículos se fueron a los patios y a los conductores se les impuso una multa de $932.000.

ENS: Sumapaz y Soacha se sumaron a ese toque de queda. ¿Cómo se están manejando estas dos zonas?

NG: En Soacha todo lo estamos coordinando a través de la Alcaldía municipal y a esta ciudad le hemos entregado directamente más de 40.000 mercados. Y a la localidad de Sumapaz, entendida como una provincia de Cundinamarca aunque también es una localidad de Bogotá, tiene bastantes municipios entre los que se encuentran Fusagasugá, Cabrera, Pandi, Venecia, Pazca, Silvania, Arbeláez y esos municipios también han entrado dentro de la medida y a ellos también, a todos, los hemos apoyado con asistencia humanitaria.

Hemos girado cerca de $20.000 millones a los 116 municipios para que, de acuerdo a su tamaño, puedan atender parte de la comunidad con estas ayudas.

Apertura

ENS: ¿Cómo están manejando la apertura progresiva de la economía?

NG: Hay que entender que en el departamento de Cundinamarca hay de todo: nosotros tenemos municipios muy pequeños como Gutiérrez que ya abrieron al interior su economía, otros no tan pequeños que también lo hicieron, y tenemos la instancia de grandes ciudades como Soacha y ciudades intermedias como Chía, Zipaquirá, Mosquera, Madrid, Funza y Facatativá que han ido también, paulativamente, abriendo sus comercios.

Nosotros estamos buscando tener medidas conjuntas entre Soacha, la Sabana y Bogotá, y entre los demás municipios para poder revisar, uno a uno con sus respectivos alcaldes locales, qué necesidades tienen. Nosotros no podemos decretar una medida que rija para todo el departamento porque, como te decía, este es un departamento diverso, con diferentes vocaciones.

Por eso estamos atendiendo, casi que de manera individual y apoyándolos con lo que se viene que es una ayuda económica para las pequeñas empresas, y la ayuda en semillas y fertilizantes, así como en acompañamiento técnico para que los campesinos no paren su produccion.

ENS: Corabastos ha sido un problema en materia de contagios y ustedes ofrecieron “paraderos” para que no todo el abastecimiento tenga que pasar por allí. ¿En qué consiste esta medida?

NG: Sí. Estamos estableciendo circuitos cortos de comercializacion que buscan, sin generar afectación del abastecimiento en la ciudad de Bogotá y la región, que los municipios y las regiones puedan comercializar sin tener que venir a Bogotá.

Eso también se enmarca dentro de la Agencia Comercial de Cundinamarca, en lo que hemos venido trabajando hace más de un año que ya se va a materializar, que ya tiene facultades y en dos meses ya estará creada para que permita acercar al comprador con el pequeño productor y eliminar la intermediación para que al campesino le paguen bien sin afectar una empresa a la que queremos mucho como Corabastos.

ENS: ¿Cómo se han articulado los planes de desarrollo de Bogotá y Cundinamarca para consolidar el proyecto de Bogotá-Región?

NG: Estamos trabajando de manera muy articulada en cómo será la reactivación de la Sabana y Soacha con relación a Bogotá para tener sincronía en horarios, y muchas otras tareas. En materia regional no solo tenemos documentos que puntualmente se refieren a Cundinamarca en el plan de Bogotá y en el nuestro refiriéndonos a la Capital, sino que adicionalmente estamos ad portas de entrar al séptimo debate del proyecto de acto legislativo que crea la región metropolitana, así que, como nunca antes, estamos trabajando de manera muy articulada. Y claro, ambos Planes del Desarrollo para el cuatrienio están en sintonía y tuvimos sesiones para plasmar las mismas metas.

ENS: Los embalses y las fuentes hídricas están en sus mínimos históricos. ¿Qué planean hacer al respecto para evitar el desabastecimiento energético?

NG: Hay una preocupación sobre el desabastecimiento hídrico y energético, tenemos municipios con un alto riesgo de desabastecimiento. No una mayoría abrumadora del departamento pero sí buena parte, que están entre riesgo y alto riesgo. Son pocos los que no están en riesgo.  

Por eso hemos creado una mesa con entidades de la ciudad y con la Empresa de Acueducto de Bogotá para conocer, en el marco de este comité hidrológico, cuáles deben ser las medidas que podemos tomar, sobre todo, en la cuenca baja porque, no hay desabastecimiento aguas arriba, pero sí en la cuenca baja desde Soacha hacia abajo.

Hoy nos reuniremos y esperamos tener algun resultado importante que anunciar, porque hoy efectivamente los embalses estan al 30% de su capacidad.

ENS: Con la crisis del Covid-19 y las críticas que recibió el mal manejo del aeropuerto Eldorado, ¿van a insistir en la necesidad que Cundinamarca tenga su propia terminal aérea?

NG: Este es un proyecto que hoy está quieto. Tiene un avance importante que es el aeropuerto Eldorado 2 Madrid-Facatativá, pero es un proyecto que está quieto. Nosotros insistimos en que esta es una oportunidad importante para la carga, para la industria y para el empresariado colombiano tener una terminal en esa ubicación estratégica, pero hoy no lo hemos vuelto a tratar. Entendemos las prioridades que tiene el Gobierno y esperamos que, una vez superada esta crisis, podamos retomar este espacio de discusión.