Tres ponencias positivas al Plan de Desarrollo de Bogotá

Foto Montaje El Nuevo Siglo
La salud mental e incluso el mismo nombre del PDD son algunas de las modificaciones que proponen los concejales ponentes

____________

Con un mes de plazo y a diez días que se cumpla el cronograma establecido por esta colectividad, los tres concejales ponentes del Plan, Gloria Elsy Díaz (Partido Conservador), Diego Cancino (Alianza Verde) y Álvaro Acevedo (Partido Liberal), presentaron ponencias positivas con modificaciones al articulado el pasado martes.

En una carrera contra el tiempo, el Concejo de Bogotá está corriendo para aprobar el Plan Distrital de Desarrollo (PDD) que llegó a esta instancia de estudio el pasado 30 de abril. ¿Cuál es su percepción general del documento y qué modificaciones plantearán en sus respectivas ponencias?

 

Gloria Díaz

 

En una primera medida, la concejala Gloria Elsy Díaz destacó dos hechos: el enfoque de género contemplado en el Plan, que reivindica a las mujeres cuidadoras a quienes históricamente no se les ha reconocido su trabajo en la sociedad. Y en segundo lugar, aplaudió que este es un Plan que abraza lo construido por administraciones anteriores, sobre todo porque aborda varios proyectos de la Administración anterior en materia de movilidad.

Además, precisó que este es un Plan de Desarrollo que rescata la intención de profundizar en temas ambientales, “resaltando la importancia de la estructura ecológica principal y de allí que se haya descartado el sendero de las mariposas. No obstante, visibiliza el cumplimiento de la sentencia del Consejo de Estado sobre la descontaminación del Río Bogotá” algo que es clave para la ciudad, le dijo la Cabildante a EL NUEVO SIGLO.

 

Cambios

 

De acuerdo con Díaz, se tiene que introducir un componente muy fuerte que no es visible en materia de salud mental. Así mismo, de acuerdo con ella hay que revisar la legalidad de una serie de modificaciones a la estructura administrativa del Distrito como la Secretaría de Seguridad y Transmilenio.

No obstante, la funcionaria le solicitará a la Administración Distrital que, en aras de cumplir con la propuesta del ingreso mínimo vital, la Alcaldía debe generar un sistema de monitoreo que garantice que las ayudas y subsidios, muchas de las cuales ya venían dándose (como el subsidio de transporte y de servicios) no sean a perpetuidad, sino que lleven al agenciamiento del desarrollo de las personas.

Por último, la Cabildante se refirió a la necesidad de cambiar el nombre de este PDD por una sencilla razón:

 

“Claudia López está hablando de un nuevo contrato social para el siglo XXI, y ese nombre nos lleva a pensar más o menos en qué estamos transformando el contrato social de Rousseau y eso no se está dando en este Plan. No se está cambiando el modelo económico, no se está cambiando el relacionamiento entre privados y públicos, Y no hay una nueva modalidad de contratación de un empleado por un empleador. Hoy, este Plan tiene que responder sí o sí a los impactos y a mitigar los impactos de la pandemia. Por eso yo propongo el cambio del nombre a: “Bogotá, hacia la nueva normalidad””, finalizó diciendo a este medio.

 

Álvaro Acevedo

De acuerdo con el concejal liberal, Álvaro Acevedo, este PDD en sí mismo es más social que de infraestructura y si bien, es cierto que el sector de movilidad tiene la mayor apropiación presupuestal y la mayor destinación de recursos, también es cierto que los sectores sociales más vulnerables están ganando una posición muy importante en este articulado.

A este respecto, es importante señalar que, al igual que la concejala Díaz, el cabildante del partido Liberal también destacó que en materia de movilidad este Plan planea construir sobre lo construido.

 

“El primer lugar en presupuesto lo ocupa movilidad con $36,9 billones, el segundo lugar lo ocupa la salud, con $16 billones, luego viene la educación con $23,7 billones y luego le siguen Hábitat, Integración Social, Gobierno, Cultura y Seguridad. Ese es el orden pero hay que tener en cuenta que movilidad tiene una transversalidad clave para la ciudad”, le dijo a EL NUEVO SIGLO el Cabildante.

Adicionalmente, el Concejal resaltó que este PDD les da una gran importancia a las mujeres, que es un sector totalmente desprotegido y un sector que, durante la administración pasada, no tuvo la importancia merecida. “Con este plan las mujeres están ganando un espacio interesantísimo y es el sector que cuenta con mayor parte de recursos al interior del propósito uno”, añadió.

Modificaciones

 

 

Ahora bien, frente al llamado de la Contraloría sobre la financiación del Plan, el cabildante Acevedo refirió que la financiación de un plan como este no se trata de tener el dinero, moneda corriente y que los $109 billones ya estén listos y disponibles para para apropiarlos en los cuatro planes operativos anuales de inversión.

“En ninguna parte sucede eso porque hay unas fuentes de financiación que se tienen que trabajar pero ningún Plan de Desarrollo, en ninguna ciudad, tiene los recursos constantes y sonantes. Hay unos ingresos por el recaudo de Catastro, el Predial, transferencia de la Nación, pero no podemos decir que está desfinanciado. Hay una proyección a unas fuentes fijas y hay otras que estarán por venir”, le dijo a este Diario el Concejal.

No obstante, dentro de la revisión del funcionario es clave revisar la reactivación económica que plantea este Plan, y precisó que el artículo que más sufrió modificaciones fue el que facultaba la contratación por urgencia manifiesta.

 

Diego Cancino

 

El concejal de la Alianza Verde, Diego Cancino también radicó una ponencia positiva al Proyecto de Acuerdo 123 de 2020, “Plan de desarrollo: un nuevo contrato social y ambiental para la Bogotá del siglo XXI”.

El concejal Cancino aseguró que la apuesta de cultura ciudadana, transversal a todo el Plan de Desarrollo será cuidar la vida y así quedó consignado en temas de salud, seguridad, movilidad y ambiente, entre otros.

Cancino también destacó el Sistema Distrital de Cuidado y anunció que, además de ser pionero en Bogotá, será de las máximas apuestas de cultura ciudadana para erradicar la violencia sistemática contra las mujeres y el exceso de carga que tienen frente al trabajo doméstico no remunerado, intensificado en tiempos de crisis.

No obstante, el Cabildante tramitó 696 modificaciones de las que incorporamos 370 en la nueva versión del Plan, entre las que se incluyeron la precisión del alcance de algunas metas de salud, “especialmente en salud mental, salud prenatal y riesgo de maternidad adolescente”.

“Incluimos un capítulo especial para la movilidad sostenible, a través del uso de la bicicleta, que incluye el mejoramiento del Sistema público de bicicletas con ciclo-parqueaderos y estrategias que permitan aumentar el 50% de los viajes en este medio de transporte, a través de la implementación de la política pública de la bicicleta”, le dijo a este Medio el Cabildante.