Off the record

Cabezas de lista

A menos de nueve meses y medio de las elecciones parlamentarias, a realizarse en marzo de 2022, no se ve todavía muy claro quiénes podrían ser las cabezas de lista al Senado en distintas colectividades. Sin embargo, en los corrillos políticos se especula, por ejemplo, que la plancha de los conservadores la liderarán Efraín Cepeda o David Barguil. Sin embargo, una alta fuente de las toldas azules indicó a un periodista de EL NUEVO SIGLO que se está “en conversaciones preliminares” con varios dirigentes conservadores de “primer orden” con el fin de convencerlos de que integren la lista al Senado para jalonar el voto de opinión. Hay dos nombres que se mencionan con mucha insistencia, ambos exministros en varias ocasiones para más señas.

¿Congreso azul?

Y hablando de la colectividad azul, se sabe que un grupo de dirigentes regionales de la colectividad está pensando en enviar una carta al presidente del Directorio Nacional, el exsenador caldense Omar Yepes Alzate, urgiéndole que convoque a un congreso extraordinario del partido con el fin de definir cuál podría ser la estrategia para la campaña presidencial de 2022. Según trascendió, para los impulsores de esta idea es evidente que Yepes tenía sus apuestas giradas a que la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez renunciaría y sería la aspirante a la Casa de Nariño. Como se sabe, la segunda a bordo del Gobierno no solo se quedó en el cargo sino que, además, aceptó ser la nueva Canciller. Para no pocas voces azules, a menos de un año de las urnas a los conservadores les tocaría ‘colgarse’ de un aspirante de otro partido.

Moción y gabinete

La derrota de la moción de censura contra el ministro de Defensa, Diego Molano, en el Senado tuvo distintas reacciones entre las bancadas, unas muy previsibles pero otras no tanto. Por ejemplo, un congresista de la oposición se quejaba de que “… influyó en la votación final (69 en contra y 31 a favor) que el Gobierno movió el gabinete en la última semana y eso llevó a que las cargas entre los partidos se ajustaran, ya sea por las colectividades que salieron más favorecidas o por aquellas que no quieren que les quiten sus cuotas ministeriales y sabían que la Casa de Nariño estaba con la lupa encima en los debates de moción de censura”. Según la misma fuente parlamentaria “… esperaban que la gente se hubiera movilizado y manifestado afuera del Capitolio pero hay temor en la ciudadanía por la represión a los paros”.

¿Cifras infladas?

Un dirigente gremial le dijo a un periodista de este Diario que “… no había que confiar tanto en las cifras que están dando algunos gremios sobre el volumen y cuantificación de las pérdidas tras varias semanas de paro”. Indicó que no se podía descartar que algunas de esas millonarias cifras se “estén inflando” solo con el propósito de crear un escenario en el que el Gobierno se vea forzado a no impactar a esos sectores productivos con el alcance del nuevo proyecto de reforma tributaria que se está redactando.