Restaurar 15% de las tierras podría prevenir 60% de extinción de especies

/Twitter ONU Medio Ambiente

La restauración y otras soluciones naturales pueden proporcionar un tercio de la mitigación necesaria para 2030, de modo que el calentamiento global se mantenga por debajo de 2°C y, al mismo tiempo, ayudar a las sociedades y economías a adaptarse al cambio climático.

Restaurar 15% de las tierras transformadas en los lugares adecuados podría prevenir 60% de las extinciones de especies que ya se han proyectado.

La recuperación de los ecosistemas contribuye al logro de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible para la fecha prevista de 2030, incluida la eliminación de la pobreza y el hambre.

El valor

La mitad del PIB mundial depende de la naturaleza y cada dólar invertido en restauración puede generar hasta US$ 30 en beneficios económicos.

Los bosques proporcionan agua potable a un tercio de las ciudades más grandes del mundo; también sustentan 80%, 75% y 68% de todas las especies de anfibios, aves y mamíferos, respectivamente.

Al menos 2.000 millones de personas dependen del sector agrícola para su sustento, particularmente las poblaciones pobres y de medios rurales.

Las turberas almacenan casi 30% del carbono del suelo mundial.

Los árboles de las calles reducen entre 0,5 y 2,0°C las temperaturas máximas del aire en verano, lo que beneficia a un mínimo de 68 millones de personas.

La degradación

La degradación de los ecosistemas ya está afectando el bienestar de al menos 3.200 millones de personas, 40% de la población mundial.

Cada año, el mundo pierde 10 millones de hectáreas de bosques, un área del tamaño de la República de Corea, o el doble del tamaño de Costa Rica.

La erosión del suelo y otras formas de degradación le están costando al mundo más de US$6 billones al año en pérdida de producción de alimentos y otros servicios de los ecosistemas.

Alrededor de 30% de los ecosistemas naturales de agua dulce han desaparecido desde 1970.


Le puede interesar: Relanzan negociaciones para combatir cambio climático


Un tercio de las poblaciones de peces de todo el mundo están sobreexplotadas, frente a 10% en 1974.

Los impactos

Si los servicios de los ecosistemas continúan disminuyendo, podrían perderse alrededor de US$10 billones del PIB mundial para 2050.

La degradación de la tierra podría reducir 12% la productividad mundial de los alimentos, lo que provocaría que los precios se dispararan hasta 30% para 2040.

Se prevé que hasta 700 millones de personas migrarán a causa de la degradación de la tierra y el cambio climático para 2050.

La disminución de la fertilidad del suelo en los campos de maíz les cuesta a los agricultores estadounidenses aproximadamente 500 millones de dólares al año en fertilizantes adicionales.

La degradación de los ecosistemas puede aumentar el contacto entre los seres humanos y la vida silvestre y se ha relacionado con brotes de enfermedades.

Oportunidades

Se pueden encontrar oportunidades para la restauración en 2.000 millones de hectáreas de tierras forestales deforestadas y degradadas en todo el mundo, un área más grande que América del Sur.

Alcanzar el objetivo del Desafío de Bonn de restaurar 350 millones de hectáreas de tierras degradadas y deforestadas en todo el mundo podría generar hasta US$9 billones en beneficios netos.

La restauración mediante la agrosilvicultura tiene el potencial de aumentar la seguridad alimentaria de 1.300 millones de personas.

La restauración de los arrecifes de coral en Mesoamérica e Indonesia podría generar entre US$2.500 y 2.600 millones adicionales en beneficios de servicios ecosistémicos por año.

La restauración de bosques y otros ecosistemas de cuencas hidrográficas podría ahorrarles a los servicios de agua en las ciudades más grandes del mundo US$890 millones cada año en costos de tratamiento de agua.