Off the records

Cortesia

Milimetría ministerial

Tras la designación el viernes pasado de Tito José Crissien Borrero, Investigador Senior del Sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación y actual Rector de la Universidad de la Costa, como nuevo Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, en los corrillos políticos se insiste en que los cambios en el gabinete no acaban. De entrada es claro que el nuevo titular de cartera es de las toldas de La U, que ahora tendría dos cuotas directas en el gabinete, pues el ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, es de ese partido. Como se sabe, la saliente ministra, Mabel Gisela Torres, no representaba a ningún partido y tenía un perfil estrictamente técnico. Incluso no sale del Gobierno, ya que el presidente Duque le pidió ponerse al frente de un proyecto que se desarrollará con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para inversión social en el Chocó.

¿Conservadores al frente?

Así las cosas, en los corrillos políticos se asegura que La U quedaría con estos dos ministros, en tanto que los conservadores seguirían con Hacienda, Justicia y Agricultura, en cabeza de José Manuel Restrepo, Wilson Ruiz y Rodolfo Zea, respectivamente. Aun así en algunos análisis les suman Transporte y la Cancillería, con Ángela Orozco y Marta Lucía Ramírez, esta última la actual vicepresidenta y quien fuera candidata de ese partido en 2018. De Cambio Radical se afirma que sigue con Fernando Ruiz en Salud y Karen Abudinen en las TIC, aunque en los corrillos se dice que deben sumarle ahora a Ximena Lombana, la nueva titular de Comercio Exterior. De hecho, los rumores insisten en que habrá cambio próximo en la segunda de estas carteras.   

¿Y los uribistas?

En el Centro Democrático reconocen como ministros directos de su partido al titular del Interior, Daniel Palacios, así como a los de Defensa, Diego Molano, y Deporte, Ernesto Lucena. En los corrillos políticos se insiste en que los titulares de Vivienda, Jonathan Malagón; de Educación, María Victoria Angulo; Minas y Energía, Diego Mesa; Ambiente, Carlos Correa; y Cultura, Angélica Mayolo (posesionada la semana pasada), a pesar de todos alguna relación directa o indirecta con los partidos, están  en el gabinete más a título personal, por su carácter técnico o decisión directa del presidente Duque en el marco de su plan de gobierno y prioridades. De hecho, en algunos análisis propios de la gabinetología ubican a varios de estos últimos ministros como cuotas de algunas colectividades y señalan como independientes a otros que en los corrillos políticos se atribuyen a los partidos de la coalición oficialista.

¿Habrá más cambios?

No se sabe. Se afirma en altas fuentes gubernamentales que el presidente Duque quiere tener un gabinete fijo para el cierre de su mandato, al que le restan apenas catorce meses. Sin embargo, es claro que al haber cambiado este año siete carteras (Interior, Cancillería, Defensa, Cultura, Hacienda, Comercio Exterior y Ciencias y Tecnología), es probable que antes del próximo 7 de agosto se aplique uno o dos cambios más en la nómina ministerial para terminar de equilibrar la milimetría política, de cara a la última legislatura y la necesidad de que el Congreso apruebe proyectos tan delicados como el nuevo de reforma tributaria.