Diego el Cigala, libre tras acusación de maltrato intrafamiliar

Twitter

El cantaor de flamenco Diego el Cigala de de 52 años, tras ser detenido la noche del miércoles 9 de junio en Madrid por maltrato intrafamiliar contra a su pareja, fue dejado en libertad.

El Tribunal de Madrid dejó en libertad este jueves al cantaor flamenco Diego el Cigala un día después de haber sido arrestado tras recibir una denuncia de malos tratos de su pareja, a la que tendrá que responder en una corte del sur del país.

"El juzgado de Violencia sobre la Mujer nº 7 de Madrid ha acordado la libertad" de Diego Ramón Jiménez Salazar, nombre completo del artista, al "no apreciarse riesgo de fuga", indicó la sala en una nota de prensa.

El "órgano competente" para llevar este caso de presunto "delito de malos tratos continuados" es el tribunal de Jerez de la Frontera, Andalucía (sur), donde fue introducida el miércoles la denuncia, detalló el comunicado.

La corte en Jerez será la que decida "la adopción de medidas cautelares, de haberlas", agregó.

De acuerdo con las autoridades el cantante fue detenido a las 10 de la noche en un hotel. El arresto se produjo a raíz de una denuncia en su contra por parte de su pareja alegando "malos tratos" que se producían "de manera habitual". 

De acuerdo con las autoridades, el cantante de flamenco Diego Ramón Jiménez Salazar pasó la noche en los calabozos de una comisaría del centro de la capital española y pasará a disposición judicial en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Madrid. 



El Cigala, ganador de varios premios por su discografía en la que destaca el disco "Lágrimas negras" junto al cubano Bebo Valdes (2003), ya tuvo problemas con la justicia en el pasado.

En 2004 fue condenado a una multa por haber proferido amenazas y expresiones machistas contra una azafata en un vuelo desde Madrid del que tuvo que ser desalojado.

El Cigala, quien reside desde hace años en República Dominicana, país donde se nacionalizó, tiene previsto un concierto este sábado en Nerja, Andalucía, que por el momento sigue en pie.