Papa Francisco no aceptó la dimisión del cardenal Reinhard Marx

Foto AFP

El papa Francisco no aceptó la dimisión del cardenal alemán  Reinhard Marx, actualmente arzobispo de Múnich, quien pidió ser liberado de sus funciones y reconoció el "fracaso" de la iglesia católica en la "catástrofe de abusos sexuales" en su país.

El papa, en una carta enviada al cardenal, le agradece su "coraje", concuerda con él en su visión de la gestión de estos abusos sexuales, pero le pide que "continúe" siendo arzobispo de Múnich. 

"Gracias por tu coraje. Es un coraje cristiano que no teme la cruz, no teme anonadarse delante la tremenda realidad del pecado" le escribe Francisco al cardenal.

Marx, uno de los cardenales más influyentes de Alemania, había pedido el viernes al Papa que lo liberara de sus funciones.

"Es importante para mí compartir la responsabilidad de la catástrofe de los abusos sexuales perpetrados por responsables de la iglesia en las últimas décadas", escribió al papa Reinhard Marx, también expresidente de la Conferencia Episcopal alemana.

El prelado, de 67 años y considerado como un liberal dentro de la institución, estimaba que la iglesia católica ha llegado a un "punto muerto".

En su respuesta, Francisco admite que "toda la Iglesia está en crisis a causa del asunto de los abusos; más aún, la Iglesia hoy no puede dar un paso adelante sin asumir esta crisis".

Además, el papa argentino admite con el cardenal "en calificar de catástrofe la triste historia de los abusos sexuales" 



Sin embargo, al final de la carta Francisco da su "respuesta" a la dimisión pedida por Marx: "Continúa (...) como Arzobispo de Munchen und Freising".

Los motivos del arzobispo se vieron influenciados por el informe estremecedor, publicado en marzo, donde se  reveló que centenares de menores sufrieron abusos sexuales en la diócesis de Colonia entre 1975 y 2018 y que varios responsables religiosos callaron, pese a estar al corriente de estas agresiones.

En 2019, durante una reunión inédita de presidentes de conferencias episcopales en el Vaticano, dedicada a los escándalos de abusos sexuales contra menores cometidos dentro del clero, Marx se destacó al reclamar más transparencia en esta cuestión.

Un año antes, pidió disculpas en nombre de la iglesia alemana tras la publicación de un informe elaborado por profesores universitarios que revelaba que más de 3.600 menores fueron víctimas de abusos sexuales durante décadas.