"Hay mecanismos mañosos que impiden que funcione la moción de censura": Pinilla

Cortesia

La moción de censura es una figura de control político establecido por la Constitución de 1991 para los ministros del despacho y los superintendentes. Sin embargo, su reglamentación ha impedido que surta los efectos que se esperaban. El expresidente de la Corte Constitucional, Nilson Pinilla, explica por qué.

 

EL NUEVO SIGLO: En 30 años de promulgada la Constitución, ¿qué balance se puede hacer de la aplicación de la moción de censura?

NILSON PINILLA: El balance no puede ser más negativo. Realmente ha sido una figura que se instituyó porque es un principio de cogobernabilidad que se imprime para obligar al Ejecutivo a ponerle más atención al Legislador, pero realmente el Ejecutivo en Colombia tiene herramientas más eficaces para lograr la simpatía de los miembros del Congreso y es repartir burocracia y contratación, es lo que algún expresidente de la República llamó ‘mermelada’.

De esa manera la moción de censura no surte efecto, porque hace más efecto el contentillo que se les da a los congresistas y sacrifican cualquier iniciativa democrática.

ENS: Bueno, pero ha habido dos casos en los que el funcionario cuestionado han renunciado antes de la votación. ¿Eso no muestra la efectividad de esta figura?

NP: Pero también puede verse como una estratagema que sirve para burlar cualquier riesgo de aplicación de la moción de censura. Esa es otra muestra de que esas grandes concepciones democráticas no operan en estas democracias imperfectas donde se buscan salidas por vías estratégicas que dejen sin aplicar estos controles democráticos.

ENS: ¿Qué reforma habría que hacerle a la moción de censura para hacerla efectiva, expedida?

NP: En lo nacional es indispensable reducir el tamaño del Congreso, son demasiados los senadores y representantes, y esto hace inviable cualquier discusión que además implican gastos muy altos para un Estado tan pobre como el colombiano. El Congreso no debería pasar de 100 miembros en total, 40 senadores y 60 representantes a la Cámara.

Es más fácil para el país ejercer el control para un Congreso más reducido que para un Congreso tan grande donde muchas veces no se sabe quién es quién. Además, los partidos políticos están en crisis y los congresistas cada quien toma el camino que mejor le convenga. Eso implica que no haya votación en bloque para la moción de censura.

Y en lo regional hay que suprimir las Asambleas Departamentales, porque son cuerpos colegiados que no aportan nada a nuestra democracia.



ENS: ¿Qué ajuste inmediato necesitaría la moción de censura?

NP: Se necesitan mecanismos fácticos más expeditos para darle agilidad al tema de la moción de censura, pero el Constituyente del 91 diseñó así  la votación, no el mismo día del debate, para evitar precipitudes que puedan conllevar a menos posibilidades de éxito en la convocatoria de la moción de censura. Per eso tampoco ha funcionado.

ENS: ¿Conclusión, es una figura que no ha dado el resultado que se esperaba?

NP: No ha dado el resultado que se esperaba como tantas otras figuras que están en nuestra Constitución porque como ciudadanos no estamos preparados para tomar decisiones y participar activamente en el fortalecimiento de nuestra democracia.

Nada ganamos con que esta sea una democracia participativa, si no participamos pues en nada.

ENS: ¿De dónde surgió la idea de establecer en Colombia la figura de la moción de censura?

NP:  Es una figura que fue tomada de la Constitución alemana, pero son figuras que se aplican con mayor eficacia en democracias mucho más estructuradas, más organizadas, más reales, pero no en Colombia donde hay mecanismos más mañosos que no permiten que prospere este tipo de control político democrático.

ENS: ¿Esta figura fue concebida exclusivamente para los ministros?

NP: También para los Superintendentes. Para alcaldes y gobernadores se creó fue la figura de la revocatoria del mandato, y se les da poder a las Asambleas y Concejos de adelantarla porque son los representantes del pueblo en cada región.

ENS: Pero en Asambleas y Concejos tampoco ha prosperado esa figura de control político…

NP: Es que Colombia debería moverse hacia la eliminación de las Asambleas Departamentales que son cuerpos colegiados absolutamente ineptos que no dan ningún resultado concreto y en cambio sí están generando perturbaciones de iniciativas corruptas.

ENS: ¿Y entonces…?

NP: Son imperfecciones de nuestra democracia, precisamente porque no hemos hecho como ciudadanos uso de figuras que también fueron creadas en la Constitución de 1991 como el plebiscito o el referendo y el voto. La verdad es que al ciudadano como que no le interesa participar con su voto en las grandes decisiones nacionales. Todo esto requiere de grandes reformas constitucionales.

Foto: Nilson Pinilla Pinilla, expresidente de la Corte Constitucional./Archivo ENS