Manual de uso para acertar con la vitamina C

Foto Europa Press

La vitamina C es el ingrediente más buscado en Google. Sus beneficios para la piel son diversos y algunos inmediatos. Su aplicación genera algunas dudas como si mancha la piel o si se puede utilizar en temperaturas altas.

Para resolverlas, saber cómo utilizarla y sacarle el máximo partido Rosa Rosello, directora de formación de DRUNI, indica el manual de uso para acertar con este elemento fundamental y así presumir de belleza estas vacaciones.



“La vitamina C es el antioxidante tópico por excelencia, protegiendo a la piel de la oxidación producida por los radicales libres que generan los rayos UV, la contaminación o el estrés. Además, estimula la síntesis de colágeno, aumenta la densidad, reduce las arrugas, la flacidez, a la vez que mejora la elasticidad de la piel”, explica Rosa.

Utilizar un sérum, crema y complemento de vitamina C, sobre la piel limpia, como primer paso de la rutina facial, es una de las mejores recetas para mantener la piel joven.

La clave para que la vitamina C sea efectiva, según la experta “es ser constante, y utilizar un producto con una concentración adecuada a tu necesidad. Importante: la vitamina C no produce hiperpigmentación en la piel”.

Le puede interesar:

Mitos y verdades

  • La vitamina C se oxida. Verdadero. Aunque existen diversas formas de vitamina C una de las más usadas es el ácido L-ascórbico, muy efectivo, pero bastante inestable y sensible a la luz. Se oxida rápidamente y por eso debe estar protegido en un frasco opaco.
  • La vitamina C mancha la piel. Falso. La vitamina C no provoca manchas en la piel, al contrario, ayuda a corregir e igualar el tono. Sí es recomendable utilizar un exfoliante una vez a la semana para mantener bien limpios los poros, y utilizar una buena protección solar.
  • En altas temperaturas no se puede usar vitamina C. Falso. Es cierto que la vitamina C se oxida en contacto con la luz solar, pero aplicada sobre la piel no provoca manchas y por lo tanto se puede usar en verano. Es, de hecho, uno de los mejores productos que puede utilizar en la rutina diaria, complementando con la protección solar. Este tratamiento le ayudará para prevenir el envejecimiento prematuro, causado por el estrés oxidativo que provocan los rayos solares.
  • La vitamina C no se puede mezclar con la niacinamida. Verdadero. Es preferible usarlas en rutinas diferentes para evitar reacciones alérgicas, rojeces sobre todo en pieles sensibles. Pero sí puede complementarla con vitamina E (Tocoferol) que permite doblar la acción antioxidante.