Junior, campeón de la Liga Águila 2019- I

Twitter Junior

Los gritos de “!Campeón, Junior campeón!” retumbaron en El Campín de Bogotá, ‘invadido’ por miles de seguidores del cuadro barranquillero que alcanzó su segunda estrella consecutiva y la novena en su historia, esta vez al vencer a Deportivo Pasto en la definición desde los 12 pasos.

No era para menos el desborde de alegría. Luego de la victoria el sábado en la capital del Atlántico por 1-0, anoche en el Coloso de la 57, el gol de Ray Vanegas, quien acababa de ingresar, al minutos 81, le puso una alta dosis de dramatismo a un partido que había sido emotivo y en el que los nariñenses no ahorran fuerzas en su afán por equilibrar la cuenta para forzar los cobros desde los 12 pasos.

Lea también: Un cuy que no le tiene miedo al tiburón

En el duelo, que era entre un cuy que quería posar de David y un tiburón que se veía como un Goliat, lució equilibrado desde el pitazo inicial. El local, en este caso los del Galeras, salió a buscar el gol que alimentara su ilusión de remontar y los barranquilleros el tanto que les permitiera respirar tranquilos, manejar las acciones y dar la vuelta olímpica.

Las opciones para ambos equipos abundaron, aunque los dos estuvieron muy aplicados en defensa y pudieron evitar que su arco cayera.

Los dirigidos por Alexis García, que armó un equipo para obtener resultados cortos, acusaron esa falta de contundencia porque aunque llegaron, inquietaron al portero Sebastián Viera, no lograron vulnerar la valla del uruguayo.

Pasto, que tuvo más tiempo el balón, acudió al juego aéreo para causarle problemas a la zaga rival y continuamente ganó cabezazos, muchos de ellos débiles o sin dirección, hasta que finalmente en un cobro de tiro libre, exigieron a Viera, quien respondió con acierto.

Pasto atacó sin descanso y Junior, aunque tomó medidas preventivas, no renunció a hacerlo, generalmente llevado de la mano por Teo Gutiérrez, quien se dosificó y trabajó en ataque y ayudó a defender, aunque al final se fue molesto porque el técnico Julio Comesaña no le permitió quedar hasta el minuto 90 y con ello a la definición.

En el segundo tiempo, el Pasto tuvo una oportunidad clara de abrir el marcador cuando Fabián Viáfara conectó un rebote y se inventó una jugada individual dejando la marca de dos defensores; cuando remató, el balón terminó desviado.

Pasto, que tenía la necesidad, se adueñó completamente de la pelota e intentó desde todos los sectores del campo llegar con peligro sobre el arco de Viera, pero le faltó precisión para conseguirlo.

Sobre el minuto 81, se produjo el gol del local, en este caso Pasto, cuando Gabriel Fuentes perdió una pelota en la salida de su área y Vanegas, que se inventó toda la jugada, sacó un remate al centro del arco que significó el 1-0 en el partido y el empate en la serie.

Los 90 minutos del encuentro terminaron a favor del Pasto, igual como concluyó en Barranquilla a favor del local y la definición fueron acertando uno a uno, pero el héroe que le dio la victoria a los nariñenses, vio cómo el mundo se le venía encima cuando su disparo, que podía igualar la cuenta 5-5, se fue arriba del larguero.

Luis Narváez, Michael Rangel, Rafael Pérez, James Sánchez y Sebastián Viera, en su orden, fueron los encargados de darle tranquilidad a la hinchada tiburona, mientras que por Pasto solo falló Vanegas. Anotaron Jown Cardona, Carlos Núñez, Mariano Vásquez y Neto Volpi.

Luego, la celebración, abrazos van, abrazos vienen, Comesaña, quien llegó cuando el Junior estaba a punto de fracasar en el semestre no paraba de gritar y la afición se hizo sentir con su “!Campeón junior, campeón… tu papá”.