Creció deuda externa en primer trimestre

Foto cortesía

A MARZO de este 2019, el saldo de la deuda externa de Colombia alcanzó US$132.794 millones (41,1% del PIB), con incremento de US$769 millones (0,6%) respecto al pasado trimestre.

Según el reporte del Banco de la República, el 84% de este saldo corresponde a créditos con vencimiento original mayor a un año y el 14% a créditos con vencimiento igual o menor a un año. Por tipo de instrumento, precisó el Emisor, el saldo de la deuda externa corresponde principalmente a préstamos y a títulos de deuda.

En el primer trimestre de 2019, el aumento del saldo de deuda externa se explica por el mayor endeudamiento de largo y de corto plazos en US$421 millones (0,4%) y US$348 millones (1,7%) respectivamente.

Por sectores, el saldo de la deuda externa pública representa el 55% del total y la del sector privado el 45%. El 14% de la deuda externa total corresponde a préstamos entre empresas con relación de inversión directa.

Durante el trimestre de análisis, el costo promedio de las nuevas contrataciones de deuda del sector público se estima en 5,1%, superior en 2,5 puntos porcentuales respecto al mismo periodo del año anterior. Para el sector privado, el costo de las nuevas contrataciones de deuda externa se estiman en 5% (excluyendo préstamos a plazos menores a un mes que presentan alta rotación), superior en 0,2 puntos al registrado en igual período de 2018.

Sector público

Según el reporte del Banco, a marzo el saldo de la deuda externa del sector público alcanzó un monto de US$73.194 millones, mayor en US$197 millones (0,3%) respecto a diciembre de 2018.

Dicho saldo equivale al 22,7% del PIB estimado para 2019. Este aumento del saldo fue explicado por el mayor endeudamiento de largo plazo, US$278 millones (0,4%), parcialmente compensado la reducción del saldo de corto plazo, US$81 millones (10,6%).

Del saldo de la deuda contratada a mediano y largo plazos, el 71% está en cabeza del Gobierno central, seguido por las entidades descentralizadas nacionales que responden por el 20% y el restante 9% corresponde a obligaciones de municipios y entidades descentralizadas municipales.

Por prestamistas, el 56% de esta deuda corresponde a títulos de deuda emitidos en los mercados internacionales, el 32% a deuda contratada con la banca multilateral y el restante 12% pertenece a entidades bilaterales y a bancos e instituciones financieras.

Por tipo de instrumento, el aumento del saldo de la deuda de largo plazo del sector público durante el primer trimestre de 2019, se explica principalmente por el mayor endeudamiento neto por concepto de bonos, US$556 millones, que fue parcialmente contrarrestado por menores obligaciones por concepto de préstamos de largo plazo, US$278 millones.

Por sectores, respecto a diciembre del año anterior, las entidades públicas no financieras aumentaron sus obligaciones externas en US$336 millones (0,5%) mientras que las financieras la redujeron US$139 millones (4,4%) respectivamente.

En el primer trimestre de 2019, el servicio de la deuda ascendió a de US$2.849 millones, superior en US$557 millones respecto al mismo periodo del año anterior. Del monto del servicio, US$1.878 millones (66%) fueron por pago de amortizaciones y US$971 millones (34%) por intereses.

Sector privado

Al cierre del primer trimestre, el saldo de la deuda externa del sector privado fue de US$ 59.600 millones (18,5% del PIB). De este monto, el 74,7% correspondió a obligaciones del sector no bancario y el restante 25,3% a deudas adquiridas por instituciones del sector bancario.

Con relación al saldo de la deuda del sector no bancario, los préstamos con entidades del exterior representaron el 75,8%, del cual, cerca del 51% corresponde a préstamos de las empresas con su casa matriz. Adicionalmente, los créditos de leasing financiero corresponden al 10,8%, las obligaciones por concepto de crédito de proveedor el 7,8%, el 5,6% restante corresponde a bonos y pasivos de seguros.

En cuanto al sector bancario, a marzo las obligaciones por concepto de préstamos representaron el 49,7% de la deuda externa, el 46,7% correspondió a bonos adquiridos por inversionistas extranjeros y el restante 3,6% a depósitos de no residentes.

Frente a lo registrado en diciembre de 2018, el sector privado no bancario incrementó sus obligaciones externas en US$706 millones (1,6%). Este aumento lo explica, principalmente, los ingresos netos por concepto de préstamos mayoritariamente de corto plazo, tanto los de las empresas con relación de inversión como aquellos con las entidades financieras del exterior.