Leve repunte de la industria manufacturera

Foto archivo El Nuevo Siglo

ENTRE ENERO y abril de este año, la producción aumentó 1,2%, las ventas totales 1,5% y las ventas hacia el mercado interno 1,8%, frente al mismo periodo del año anterior.

Así lo indicó ayer la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta de la ANDI, según la cual algunos de estos indicadores mostraron cifras más bajas debido a la coincidencia con el periodo de vacaciones de Semana Santa, durante el cual tradicionalmente se disminuye el ritmo de producción industrial.

Sin embargo, la encuesta evidenció que se siguen registrando resultados positivos en la actividad manufacturera con crecimientos en producción y ventas, una mayor utilización de la capacidad instalada, pedidos e inventarios en buenos niveles y un clima para los negocios que muestra una situación favorable.

Para Bruce Mac Master, presidente de la ANDI, “a pesar del contexto internacional y de algunos indicadores que muestran una tendencia menos favorable, la industria continúa manteniendo cifras positivas. De todas formas, insistimos en que se debe acelerar ese crecimiento con distintas medidas que hemos propuesto desde la ANDI. Seguimos apostando por un crecimiento fuerte y mejor al de años anteriores, lo que marcaría la pauta para afirmar la consolidación y recuperación de la actividad económica en el país”.

De acuerdo con ese gremio, se ratifica con esto la necesidad de implementar acciones y políticas que fortalezcan el crecimiento industrial y empresarial en el corto y mediano plazo. Para esto la ANDI ha venido haciendo propuestas en varios sentidos, las cuales esperamos puedan ser implementadas lo antes posible.

Asimismo, otros indicadores de la economía reflejan esta situación favorable. En los cuatro primeros meses del año, el comercio al por menor creció 4,6% frente al mismo período de 2018, la demanda de energía no regulada de la industria aumentó 1,3% y las exportaciones manufactureras totales un 4% en iguales fechas.

Pero…

Sin embargo, la ANDI indicó que otros indicadores de la economía reflejan una tendencia menos favorable. Así lo muestra el Índice de Confianza del Consumidor que para abril presentó una caída de 9,6%. Puede ser entonces el momento de implementar políticas monetarias que redinamicen la demanda y que busquen recuperar el campo perdido durante la gran restricción monetaria de 2015 a 2017.

Por su parte, la tasa de desempleo se ha mantenido durante todo el año en niveles de dos dígitos situándose en abril en 10,3%. Se ratifica la necesidad de implementar acciones que fortalezcan la contratación formal. Llama la atención el trámite de propuestas legislativas que van en sentido totalmente contrario a este propósito y que pueden terminar afectando al empleo formal y a las familias colombianas.

En la encuesta de abril se indagó a los empresarios sobre cómo miden dentro de la empresa la utilización de la capacidad instalada en la planta de producción y actualmente cuál es el nivel óptimo de utilización de capacidad instalada, sin comprometer los programas de mantenimiento, ni la capacidad de respuesta ante cambios eventuales de los pedidos.

También se incluyó un módulo especial donde se les preguntó a los empresarios sobre algunos aspectos del contexto internacional que están afectando directamente el comportamiento de sus negocios. Los cinco principales factores que inciden desfavorablemente son en orden de importancia, la volatilidad de la tasa de cambio, el contrabando, la volatilidad del precio del petróleo, la guerra comercial y el menor crecimiento mundial.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta, en el período enero-abril de 2019, comparado con el mismo lapso de 2018, la producción aumentó 1,2%, las ventas totales 1,5% y, dentro de estas, las ventas hacia el mercado interno 1,8%. En el año inmediatamente anterior, estas tasas eran de 2,5%, 3,1% y 2,9%, respectivamente.