Un cuy que no le tiene miedo al tiburón

Deportivo Pasto

Tal y como lo demostró en Barranquilla, los cuyes del Deportivo Pasto no le temen a los tiburones del Junior y hoy, en los 90 minutos definitivos, buscarán darle vuelta a un marcador adverso pero manejable, 0-1, en una casa prestada, El Campín, y ante una afición que seguramente lo hará sentir como forastero.

En Bogotá hay un gran número de seguidores del elenco barranquillero, fundado en 1924 y que suma ya ocho títulos en la Liga, mientras que la colonia pastusa es menor y aunque desde Nariño llegaron más de 20 buses con hinchas, no alcanzan ni siquiera a igualar a la del visitante, que se sentirá como en casa.

Los directivos del Pasto, una vez celebraron el paso a la gran final, anunciaron que si el rival era Junior, la sede del duelo de vuelta sería El Campín, y ello de alguna manera tiene lógica, por cuanto están acostumbrados a la altura, al frío y su oponente viene de la calurosa Barranquilla.

Lea también: Junior quiere ‘pegar primero’ en final de la Liga

Además, en Bogotá, una ciudad que congrega población de todo el país, puede lograr lo que no en Ipiales o aún en la misma capital nariñense: una súper taquilla.

Pero más allá de los aspectos organizativos, de qué equipo logrará reunir más afición, está lo meramente deportivo y lo que claro es que los protagonistas de la gran final no la tienen fácil.

El juego de ida terminó 1-0 a favor de los tiburones, en un partido en el que siempre llevaron la iniciativa y los cuyes se dedicaron a esperar, hacerse sólidos en defensa, aunque sin renunciar a atacar.

Hoy la situación es bien diferente. Pasto, si quiere conquistar su segunda estrella, tiene que salir a proponer, a atacar, a poner en práctica lo que hizo cuando se vio abajo en el marcador ante el mismo Junior y frente a Millonarios en El Campín.

A la ofensiva

Deportivo Pasto, que organiza su esquema de juego pensando en buscar sacar su arco en ceros y ganar por 1-0, como lo pregonaba quien fuera técnico de Alexis García (por 1-0 también se gana), tiene que plantear el partido de hoy de una manera diferente, a la ofensiva.

Los orientados por el exalumno de Francisco Maturana no pueden darse el lujo de salir a esperar a ver qué propone el oponente. No. Su tarea es intentar equilibrar las cargas desde el pitazo inicial y no lo puede hacer si se planta defensivamente.

Los del Galeras tienen jugadores para darle buen trato al balón, como Mariano Vásquez y Jown Cardona y para atacar como Ray Vanegas y Andrey Estupiñán, pero en los equipos de García impera la táctica, así que habrá que esperar a ver cómo plantea el cotejo.

El papel de Cardona es sobresaliente, tanto así que es pretendido por conjuntos como Millonarios, Santa Fe y Atlético Nacional.

Lea también: ¿Qué finales sin bogotanos se jugaron en El Campín?

En filas de los nariñenses están dos ex Millonarios que saben lo que es ser campeones, Anier Figueroa, quien es el segundo capitán, y Henry Rojas, autor de aquel golazo que le dio el título a los azules frente a Santa Fe, justamente en El Campín.

El técnico García disputó dos finales cuando militaba en el banquillo de Equidad. Ambas las perdió frente Atlético Nacional. En esta ocasión espera demostrar que aprendió de los errores en sus planteamientos y jugarle una mala pasada a los curramberos que van  por la defensa del título. Como entrenador, el ex Atlético Nacional cuenta con dos títulos en su palmarés, una Segunda División y una Copa Colombia obtenida con los aseguradores.

El cuerpo técnico de los nariñenses goza de una ventaja y es que no tiene lesionados en el equipo ni suspendidos por acumulación de tarjetas. La nómina de la escuadra es corta, sin embargo, el estratega planteó un sistema sin figuras para que sobresaliera el juego en conjunto.

La ventaja

Julio Comesaña, a su vez, tiene la intención de defender el título que consiguió el semestre pasado frente al Medellín. El uruguayo implementó un esquema de juego en el que les permite a sus jugadores desarrollar sus habilidades. La técnica de deportistas como Víctor Cantillo, James Sánchez, Fabián Sambueza, Roger Torres, Teo Gutiérrez y compañía le permite al estratega de los curramberos fomentar el manejo de la pelota durante los 90 minutos.

De igual manera, el cuerpo técnico supo cómo sobreponerse ante la partida de Luis Díaz a la Selección Colombia. El mediapunta era clave para el funcionamiento del equipo porque gracias a su velocidad le generaba espacios a Teófilo Gutiérrez para definir goles. En el lugar de Díaz está Fredy Hinestroza quien se convirtió en un arma letal para la escuadra en los cuadrangulares.

Hinestroza llegó al inicio del semestre al club a petición de Luis Fernando Suárez. En un principio le costó ganarse un puesto en la titular pero su potencia física lo hizo acreedor de un espacio en el club. El hombre de los tiburones que no contó con suerte fue Matías Fernández, volante que fue anunciado como uno de los grandes fichajes del fútbol profesional colombiano pero está lejos de su mejor versión.

También hay que esperar a ver cómo se plantan los tiburones. Es incierto lo que proponga el estratega colombo-uruguayo porque a veces lo hace de manera brillante y otras no tanto, pero de seguro sabe que hoy al frente tendrá un rival que lo va a enredar, que con una nómina menos opulenta le va a jugar de igual a igual, que son 90 minutos para llenarse de gloria o, como le pasó a Millonarios frente al América, quedarse con las manos vacías.