Francia: regionales le dan margen de maniobra a Macron

Foto archivo AFP
Victoria del Primer Ministro Edouard Philippe es un triunfo para el Ejecutivo, que aseguró plazas importantes de cara a comicios presidenciales del 2022. Avance de los verdes se opaca por alta abstención

__________

Los partidos políticos que apoyan la gestión del presidente francés Emmanuel Macron lograron asegurar el domingo importantes plazas electorales de cara a los comicios presidenciales de 2022, a pesar del inesperado repunte de los verdes y la reelección de Anne Hidalgo como alcaldesa de París, a la cabeza de una coalición de movimientos de izquierda.

Con una abstención de más del 55 por ciento, generada principalmente por el temor a un rebrote de la pandemia del coronavirus (aunque para la jornada electoral se aplicaron estrictas medidas de bioseguridad), las elecciones locales en más de 35.000 comunas francesas marcaron un mapa político bastante interesante.

Esta cita a las urnas, que estaba programada inicialmente para el 22 de marzo de este año, finalmente se llevó a cabo, dejando como resultado que los partidos afines al mandatario consiguieron importantes victorias en Nice, Toulouse, Amiens, Reims, Toulon y  Le Havre, entre otros enclaves importantes. En este último, por ejemplo, fue reelegido el actual Primer ministro Edouard Philippe,  pieza clave del gobierno Macron.

Esa reelección en una de las principales ciudades de la región de Normandía, a nombre del partido “La república en marcha”, con un 59 por ciento de los votos, es un claro espaldarazo a la gestión del Primer Mandatario y a sus políticas en tiempos de crisis.

Sin embargo, en consideración a que los verdes se impusieron en Marsella, Lyon y Estrasburgo, es de esperar que en próximos días Macron realice cambios en el gabinete y el resto del gobierno con el fin de establecer alianzas y coaliciones que le otorguen mayor margen de acción de cara a las elecciones presidenciales de 2022. Allí su más probable rival será la aspirante de extrema derecha Marine Le Pen, quien, según encuestas recientes, “le pisa los talones” aunque no lo supera.

Primera movida

Tras los resultados electorales Macron empezó a maniobrar ayer, sobre todo para frenar el avance de los verdes. El Presidente anunció su apoyo a 146 de las 149 medidas de corte ambiental propuestas por la Convención Ciudadana por el Clima y ha prometido ir "hasta el final" en ese propósito. Además, ha anunciado que habrá un proyecto de ley específico y un referéndum al respecto.

El mandatario aseguró que "en enero les dije que las propuestas finales se enviarían al Gobierno, al Parlamento e incluso al pueblo francés para que se tradujeran en normas. Estoy con este contrato moral que nos une", ha señalado Macron durante un acto celebrado en el Elíseo.

Parte de estas medidas se incluirán en el plan de recuperación económica pospandemia que elabora el Gobierno. A este respecto el mandatario galo destacó que "se inyectarán 15.000 millones de euros en dos años para la conversión ecológica de nuestro país".

Como se recordará a partir del “Gran debate” impulsado en 2019 por Macron, en respuesta a las movilizaciones sociales lideradas por el movimiento de los "chalecos amarillos", fue elegida una Convención de 150 integrantes que elaboraron un documento de 600 páginas con 149 propuestas, el  mismo que fue entregado a la ministra de Transición Ecológica, Elisabeth Borne.

Tras ello se esperaba que Macron hiciera una formulación política concreta de las recomendaciones. El anuncio ayer del mandatario responde a esta obligación y las propuestas serán llevadas a referendo como herramienta de fortalecimiento democrático.

Sobre los 15.000 millones de euros, adicionales para la transformación ecológica de la economía y que prometió que se inyectarían en un lapso de dos años, Macron afirmó que “desde hace tres años hemos desplegado una agenda ecológica, pero hay que ir mucho más lejos". Agregó que los recursos se destinarían "para la transformación ecológica" de la economía, con el objetivo de "invertir en transportes limpios, renovar inmuebles e inventar las industrias del futuro", entre otros.

En cualquier caso Macron tendrá que hallar un equilibrio entre la voluntad de medidas ecológicas sustanciales y la postura liberal que lo llevó al poder en 2017.

¿Triunfo verde?

Macron sabe que el mapa político del domingo pasado tiene implicaciones. Incluso, nada más conocerse los primeros resultados, dijo estar "preocupado por la baja participación" en los comicios, inquietud que fue compartida por Le Pen y por Jean-Luc Mélenchon, líder opositor que representa a la izquierda radical. Así las cosas, el avance del partido Verde y su supuesta “contundente victoria” quedan en entredicho al constatar los bajísimos niveles de participación, en tanto que su legitimidad está comprometida de cara a las administraciones que inician.

Es innegable que el joven partido del igualmente joven presidente francés debe realizar alianzas que fortalezcan su gestión e impulsen su aceptación en los electores. Sin embargo, triunfos como el de Edouard Philippe y sus altos niveles de popularidad, demuestran que la gestión que el Gobierno ha desarrollado frente a la pandemia es la adecuada, a pesar de que algunos de sus voceros admitieran, tras la jornada electoral, que "esta noche sentimos cierta decepción".