Guía para incluir ejercicio en cronograma del trabajo en casa

Foto cortesía

PARA MUCHOS trabajar desde casa es una experiencia nueva y quizás, por estar más conectados durante el día, pierdan tiempo valioso que deberían dedicar al bienestar. Por eso, es importante encontrar formas creativas de continuar con la actividad física mientras se está obligado a trabajar desde casa.

Samantha Clayton, vicepresidenta de rendimiento deportivo y educación física mundial de Herbalife Nutrition brinda algunos consejos para lograr cuidar del bienestar físico y de las actividades laborales, incluyendo el ejercicio en el cronograma de trabajo desde casa:

Mantén una rutina

Así como es importante tener un régimen de entrenamiento consistente para evitar o retrasar el “amesetamiento” en el rendimiento físico, también lo es desarrollar o mantener la “rutina laboral” para evitar incorporar malos hábitos que afectarán la motivación.

Aunque parezca tentador levantarse y trabajar en pijama, tu espacio de trabajo se desordenará y tus hábitos cambiarán, sin que te des cuenta. En medio de tantos cambios, ¿por qué agregar otro más? Mantén la coherencia y cumple un horario. Todas las mañanas, levántate a la misma hora que te levantarías si fueras a la oficina, dúchate, vístete, desayuna, prepara la estación de trabajo y trabaja como lo harías habitualmente. Mantener esta sensación de normalidad te ayudará a enfocarte en tus tareas.

Prioriza el movimiento en el trabajo

Si bien, quizás te preocupe más terminar el trabajo que hacer ejercicio, la verdad es que siempre debes intentar tomarte un tiempo para alcanzar un total de 30 minutos de ejercicio al día. Si lo incluyes en el cronograma y lo incorporas a la agenda diaria, será un momento esperado dentro de la monotonía de la jornada laboral.

Además, algunas investigaciones asocian estar sentado durante periodos prolongados a una serie de problemas de salud, como diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y dolor de espalda.

Aunque “mantenerte en forma” no sea una prioridad para ti, durante la actividad física el cuerpo aumenta la liberación natural de endorfinas que, como mínimo, mejoran el humor. Y en momentos estresantes como este, uno de los mayores beneficios de realizar ejercicio con regularidad es la capacidad para facilitar las actividades de la vida cotidiana.

Ejercítate mientras trabajas

Aquí te presentamos cinco ejercicios fáciles de hacer mientras trabajas desde casa y para algunos, ni siquiera debes alejarte de tu estación de trabajo:

• Programa una alarma: esta notificación en el teléfono ayudará a realizar unos minutos de actividad al comienzo, a la mitad y al final de cada hora. No importa si decides hacer abdominales, 60 sentadillas o 20 flexiones de brazos durante un minuto: establecer un horario para hacer una pausa en el trabajo y poner el cuerpo en movimiento no solo te ayudará a sentirte más fuerte con el tiempo, sino que también mantendrá alta tu energía durante todo el día.

• Estira la parte superior del cuerpo: precalienta los músculos extendiendo la parte superior del cuerpo, levanta los brazos por encima de la cabeza y estira hasta sentirlo en el pecho y los bíceps. El estiramiento ayuda a aliviar el estrés y la tensión muscular.

• Habla por teléfono de pie: aprovecha las llamadas para ponerte los auriculares y moverte, caminando o haciendo sentadillas. Con las estocadas también puedes trabajar glúteos y muslos. Haz estocadas hacia adelante, bajando la cadera hacia el piso, una vez con cada pierna.

• Abdominales sentado: trabaja los abdominales sentado. Debes mantener la espalda recta y las manos detrás de la cabeza; luego, eleva las rodillas hacia los codos, una vez con cada pierna.

• Círculos con los tobillos: mantén buena circulación de la sangre simplemente trazando círculos con los tobillos para favorecer una circulación saludable.

Una dieta equilibrada

Algunas de las mejores formas para obtener excelentes resultados físicos y emocionales contemplan: manejar la rutina de ejercicios, tener una dieta saludable y dormir la cantidad de horas suficientes. Durante el día, los refrigerios saludables, como frutas enteras, tiritas de queso y yogur, no solo te saciarán, sino que también son fáciles de comer cuando pierdes la noción del tiempo por estar todo el día conectado.

Además, te sentirás satisfecho con una dieta equilibrada rica en proteínas y así evitarás ir una y otra vez a la nevera. No olvides que trabajar desde casa no significa que no se deban mantener los límites, durante estos días, asegúrate de dedicar un tiempo para relajarte.