Federer Vs. Djokovic, la gran final de Wimbledon

Cortesía

El suizo Roger Federer, tercera raqueta del mundo y segundo cabeza de serie, derrotó este viernes a Rafael Nadal en Wimbledon y firmó su billete para la final, donde le espera el vigente campeón Novak Djokovic.

Federer necesitó tres horas y mucha sangre fría para imponerse al español, tercer cabeza de serie, por 7-6 (7/3), 1-6, 6-3 y 6-4 en la pista central del All England Club londinense.

Djokovic, cuatro veces campeón del Grand Slam inglés sobre hierba, comenzó controlando el partido, marcando el ritmo frente a un Bautista que fallaba al intentar buscar la línea de fondo.

Pero en la segunda manga pareció muy desestabilizado por el golpe plano y duro del español, de 31 años, que mostró gran concentración y resistía la presión pese a jugar por primera vez una semifinal de Grand Slam.

Con la confianza de haberle ganado dos veces este año, Doha y Miami, Bautista jugaba su mejor tenis y arriesgaba en la red. Los intercambios se hacía largos y cada punto, más difícil de ganar.

El serbio cometió varias dobles faltas y tras un enésimo error de precisión incluso soltó un gran grito de frustración. 

Djokovic estuvo desconcentrado, molesto, resbaló tres veces y cambió en varias ocasiones de raqueta, le falló su legendario resto y más de una primera bola en los saques, pero acabó imponiéndose, ayudado por un Bautista que cometió graves errores en el último set.

"He tenido que ir a buscar fuerzas muy lejos para ganar, Roberto jugaba su primera semifinal, pero no se vio perturbado por la pista, por el acontecimiento", reaccionó después Djokovic. 

"En el segundo set, él empezó a asentarse en el partido y a colocar sus saques. Los cinco primeros juegos del tercer set fueron ajustados y eso podría haber hecho girar el partido tanto de un lado como del otro", dijo aliviado el serbio, que pese a todo se declaró contento de sus resultados hasta ahora en un "torneo de ensueño".