Gaviria se sobra y se basta para devolver la sonrisa al UAE

En un día difícil para su equipo, el EAU en la Vuelta a Burgos, el antioqueño Fernando Gaviria demostró que tras padecer coronavirus, se recuperó por completo y en el embalaje es casi que insuperable.

El colombiano aprovechó la etapa llana con final en Villadiego para dar una alegría a su país… y a su equipo. La jornada arrancó con la baja de tres de sus compañeros por protocolo anti Covid, y acabó con una victoria de gran repercusión por ser en esta carrera que representa la vuelta del ciclismo de élite.

Gaviria ha recuperado el punch esta temporada, en la que arrancó con tres victorias en San Juan, Argentina. Su equipo lo ha rodeado de lanzadores de nivel (Richeze, el retirado Molano…), pero en Villadiego forjó el triunfo en su talento natural.

La accidentada última curva, con varios corredores por el suelo, no acobardó al de Antioquía, que arriesgó al máximo para salir con una ventaja sobre sus rivales (Démare fue segundo y Sam Bennett, tercero) definitiva.

“Nos faltaban tres corredores y no pudimos trabajar, pero el equipo estuvo pendiente de mí y eso también es trabajo en equipo”, contó el velocista que ya pasó la enfermedad del coronavirus. “Es un triunfo especial después de estar confinado sin saber si volvería a correr este año”, comentó en meta.

La etapa, marcada por una fuga de cinco corredores que murió a 15 km de meta, se decidió en los últimos metros, cuando Gaviria aprovechó la salida de una curva para despegar hacia la victoria en Villadiego.

El austriaco Felix Grossschartner, que ganó la víspera la primera etapa, mantuvo el liderato de la general.

Su compañero Sebastián Molano, fue uno de los ciclistas del UAE, junto a sus compatriotas Cristian Muñoz y Camilo Ardila, que no tomaron la salida ayer tras ser retirados de la carrera por haber tenido contacto con una persona que dio positivo por coronavirus.

“Pese a que han venido aquí con negativos y no hay ningún síntoma, hablando con ellos en el desayuno nos hemos dado cuenta de que ha habido un contacto el sábado con un positivo, entonces hemos decidido aislarles y sacarles de la carrera”, dijo el director deportivo de UAE, Joxean Matxin.

Los tres fueron sometidos a nuevas pruebas que dieron un resultado negativo.

Los tres ciclistas, siguiendo los protocolos sanitarios, “han sido aislados, enviados a casa y volverán a ser sometidos a otra prueba”, añadió su equipo.

El caso de Molano, Muñoz y Ardila se une al del israelí Itamar Einhorn y el británico Alex Dowsett, del equipo israelí SN.

Einhorn y Dowsett habían estado en contacto recientemente con su compañero de equipo Omer Goldstein, hasta ahora asintomático pero que dio positivo por COVID-19 y fue puesto el lunes en cuarentena.

“Es una rutina que debemos aprender”, ha señalado el antioqueño, para quien la etapa de hoy su equipo tendrá como principales bazas en la montaña a Fabio Aru y David de la Cruz, “que son los más fuertes en subida”.

Con relación al tramo de hoy, dijo, se dará unas “vacaciones”, consciente de que le llegará el turno a los escaladores. La carrera llega a uno de sus dos finales en alto, un día de cuatro cotas de tercera y una conclusión espectacular en el duro Picón Blanco (7,8 km al 9,3%), en el que será el turno para los grandes nombres de esta prueba, que no son pocos: Carapaz, Landa, Mas, Valverde, Simon Yates, Evenepoel… a por el liderato que intentará defender Grossschartner.

Clasificación:

Atapa: 1.Fernando Gaviria, los 168 km en 3h 55:38; Arnaud Démare, m.t.; 3. Sam Bennett, m.t.; 4. Matteo Trentin, m.t., y 5. Jon Aberasturi, m.t.

General: 1. Félix Grossschartner, 7h 35:59; 2. Jon Aberasturi, a 8; 3. Matteo Trentin, m.t.; 9. Esteban Chaves, m.t., y 28. Iván Sosa.