Bogotá: reforma cambiaría número de localidades

Fotomontaje ENS

La mayoría de la bancada de Representantes a la Cámara por la capital busca modificar y hacer más eficientes las alcaldías locales, y fortalecer las JAL. 

____________________________

 

Bogotá cuenta con un Estatuto Orgánico que en sus 26 años de vida no ha sido objeto de actualización, y la semana entrante comenzaría a ser debatido el proyecto de Ley que busca hacerle cuatro modificaciones sustanciales en la Cámara de Representantes.

Con el objeto de actualizar el Decreto Ley 1421 de 1993, el Proyecto de Ley 011 de 2019, radicado a mediados de julio (y cuya ponencia fue radicada hoy), busca hacer más eficientes a las alcaldías locales; atraer mejores profesionales al cargo de Alcalde local, igualando el cargo al de los secretarios de despacho, y pretende fortalecer las Juntas Administradoras Locales (JAL), dotándolas de la facultad de control político.

Pero más allá de eso, este proyecto de ley buscará que el Alcalde trámite en el Concejo de Bogotá, en no más de 12 meses desde la sanción de la ley 011, la división y la reorganización del número de localidades, alterando de manera significativa la cartografía de la capital del país.

“El punto más flaco que tiene la Administración distrital está en las alcaldías locales y tenemos que cualificarlas, enfocarlas y acercar a la ciudadanía a las mismas. Ese es el gran propósito. Este es un proyecto que por primera vez cuenta con un consenso bastante amplio con Representantes independientes, del gobierno y de la oposición”, puntualizó el representante a la Cámara, autor y coordinador ponente del proyecto, José Daniel López.

Lea también: ANI lidera obras en 7 entradas viales a Bogotá

 

Modificaciones

Sí, es cierto que en los últimos 26 años este Estatuto no ha sufrido modificaciones, pero no ha sido por falta de iniciativas políticas. De hecho, han sido 35 las ocasiones en las que el Legislativo ha buscado hacerle modificaciones a la “Constitución de Bogotá”, y ninguna de ellas llegó a buen puerto ¿Por qué ahora habría de funcionar?

Por una parte, la gran mayoría de los Representantes a la Cámara que representan los intereses de Bogotá en el Congreso de la República, cree que ya es hora de renovar algunos de sus puntos clave, y precisamente por eso 16 de los 18 congresistas apoyaron este proyecto.

Solo los representantes Inti Asprilla (Alianza Verde) y Germán Navas Talero (Polo Democrático Alternativo) fueron quienes no apoyaron el proyecto, pero de acuerdo con López, “no han asumido una postura negativa frente al proyecto. Solicitaron tiempo para estudiarlo, pero sí sé que por ahora no lo van a suscribir”, añadió el congresista de Cambio Radical.

A este respecto, el exsecretario de Gobierno de Bogotá, Héctor Riveros, señaló que hoy hay capacidad política por parte de los parlamentarios, y “veo a una bancada bogotana actuando más o menos unificadamente, cosa que no había ocurrido en el pasado. Ya sacaron la doble vuelta para elegir Alcalde entonces, no veo porque no podrían sacar este proyecto”.

Por su parte, para el concejal de Bogotá, Diego Molano, la ciudad necesita con urgencia una modificación al Decreto 1421, que de acuerdo con él, se creó después de la Constitución de 1991 para una ciudad que tenía la mitad de la población que hoy sustenta y una dinámica urbana completamente diferente a la que tiene en la actualidad.

“El Estatuto se ha quedado obsoleto para la realidad de Bogotá, y en particular porque definió las 20 localidades que ya había y desde entonces no se ha creado ninguna nueva. La diferencia es que Bogotá ya no tiene 3 millones de habitantes; tiene 7.200.000”, puntualizó el Concejal.

 

Los 4 puntos a Reformar

1. Delimitación de funciones

De acuerdo con el coordinador ponente del proyecto, el primero de los cuatro puntos busca actualizar las funciones de los alcaldes locales para que se concentren en la participación ciudadana.

“Vamos a concentrarnos en cinco competencias, todas ellas asociadas a la participación ciudadana para que los alcaldes locales sean sobre todo articuladores entre las demandas y las necesidades comunitarias, y las decisiones que toma la Administración distrital”, señaló el autor del proyecto.

En este punto coincidieron el exsecretario de Gobierno y el actual Concejal, quienes le dijeron a EL NUEVO SIGLO que la modificación a las alcaldías debe fundamentarse en la eliminación de funciones, de modo que se concentren en la ciudadanía.

2. Mejorar a los alcaldes locales

Este proyecto de ley les dará a los alcaldes locales requisitos, rango y salarios de secretarios de Despacho para atraer a los mejores profesionales de cada localidad al cargo de Alcalde local, para que hagan parte del gabinete del Alcalde mayor, y tengan voz en la toma de decisiones.

“Yo creo que el problema de las alcaldías está en definirle sus competencias más que su jerarquía. Mientras se mantenga una ambigüedad frente a las tareas de las alcaldías, subirles el sueldo y los requisitos no sirve de nada. Por eso precisar la precisión de sus funciones me parece bueno”, señaló Riveros.

No obstante, para Molano el verdadero problema está en la forma en la que son elegidos. “Los alcaldes locales no deberían elegirse popularmente. Yo creo que deberían elegirse a través de un concurso público, seleccionar una terna y que la JAL lo defina. Hoy funciona al revés”, apuntó. A este respecto, el Representante aclaró que la elección de alcaldes locales la determina la Constitución, pero que algunos de los coautores de este proyecto de ley presentaron hace unos días un proyecto de reforma constitucional, que invierte el sistema de elección.

“Hoy en efecto las JAL ternan y el Alcalde Mayor elige. En nuestra propuesta, el Alcalde Mayor terna y las JAL eligen. Esto busca que el Alcalde Mayor tenga mayor responsabilidad política sobre la elección de los alcaldes locales”, puntualizó.

3. Ediles con control político

La tercera modificación al Estatuto Orgánico de la ciudad de Bogotá consiste en darles a los ediles facultad de control político.

“Hoy el Congreso puede citar a los ministros a un debate; el Concejo puede citar a los secretarios a un debate, pero los ediles no pueden citar a los funcionarios del nivel local a un debate y solo los pueden citar. La asistencia no es obligatoria y con esta reforma la volvemos obligatoria”, explicó.

Y dijo que “esto es muy importante para que los ediles, que son los representantes de la ciudadanía, puedan hacer veeduría sobre los recursos o de ejercer vigilancia sobre las decisiones que toma la Administración local”.

4. Delimitación de localidades

Este proyecto de ley le da al Alcalde Mayor de Bogotá un plazo de un año para que presente ante el Concejo un proyecto de acuerdo que actualice el número y el límite de las localidades de Bogotá. La capital del país tiene megalocalidades como Suba o Kennedy, y localidades muy pequeñas como las del centro, y hay una necesidad de unificar poblacional, social y económicamente el mapa urbano de la ciudad.

“Hacer una modificación al ordenamiento de las localidades beneficiaría a la convivencia y al orden de la ciudad”, finalizó diciendo Molano.