Recuperación en algunos países y recesión en otros

Archivo El Nuevo Siglo.

En medio de noticias poco alentadoras sobre el desempeño económico de varios países, el rebote que experimentan las economías de Canadá y Japón son una buena noticia.

La economía canadiense se recuperó en mayo con un crecimiento de 4,5%, informó el gobierno ayer, después de dos meses de caídas pronunciadas por las restricciones derivadas de la pandemia del coronavirus.

Según el instituto oficial de estadísticas, esa recuperación podría continuar en junio, mes para el que pronostica un crecimiento de 5%. Sin embargo la actividad económica, "se mantiene 15% por debajo de los niveles prepandemia de febrero", indicó la oficina estadística.

La crisis sanitaria y las medidas aplicadas para la contención del virus provocaron una contracción de la economía del país norteamericano en marzo y abril, con caídas históricas de su PIB de 7,5% y 11,7% respectivamente.

Para Royce Mendes, economista del banco CIBC "La buena noticia es que la reapertura con mayor cautela ha mantenido a los casos del virus bajo control al norte de la frontera (entre Estados Unidos y Canadá), lo que sugiere que la economía de Canadá está en una posición para superar el desempeño de Estados Unidos en el (tercer trimestre)", agregó Mendes.

La producción en mayo aumentó en varios sectores, lo que incluye manufactura, comercio, construcción y hotelería.

Por otra parte dos indicadores publicados ayer  confirmaron la recuperación de la economía japonesa en junio, con una sorprendente bajada del paro y un aumento superior al esperado de la producción industrial, tras el estado de emergencia instaurado en abril-mayo a causa del coronavirus.

La proporción de solicitantes de empleo respecto al conjunto de la población activa se estableció en 2,8% el mes pasado, después del 2,9% de mayo, mientras que los economistas predecían que subiría hasta el 3,1%.

El paro parcial, que había afectado a 6 millones de japoneses durante el pico del estado de emergencia, en abril, cayó a 2,36 millones de personas en junio (cerca del 4% de la población activa), según datos del Ministerio de Asuntos Internos.

Y aunque la crisis económica vinculada a la pandemia azota duramente al país, sigue habiendo escasez de mano de obra en varios sectores, a causa del envejecimiento de la población.

Un contexto particular que hizo que varias empresas optaran por no despedir a sus empleados durante el estado de emergencia.

Con todo, la tasa de paro debería aumentar de nuevo en los próximos meses, pues la demanda de empleo "aumenta mucho más rápido" que la oferta, apuntó Capital Economics en una nota, en la que vaticinaba que para finales de año la tasa de desempleo rozará el 4%.

Por otro lado, la producción industrial japonesa aumentó un 2,7% en junio respecto al mes anterior, mientras que los analistas consultados por Bloomberg esperaban una subida más moderada, de 1%.

Esto pone fin a cuatro meses de declive de la producción industrial a causa de la pandemia, tras las bajadas de 9,8% en abril y de 8,9% en mayo.

Los sectores automotriz, de maquinaria y del plástico contribuyeron a la remontada de la producción en junio, según el Ministerio de Economía, Comercio e Industria.

Además, la venta minorista también aumentó en junio respecto al mes anterior (+13,1%), según otro índice publicado el jueves, que también superó las expectativas.