Caleidoscopio

Archivo

Quintero-uribismo (I)

No para el rifirrafe entre la administración de Medellín y el uribismo por el viaje de algunos concejales a México invitados por la EPM a visitar una de sus filiales en el país manito. El alcalde de Medellín, Daniel Quintero Calle, trinó que “tremendo problema tienen concejales del CD en Medellín: Uribe no sólo les dicta cómo votar cada proyecto en el Concejo, sino que además ahora también les prohíbe hacer control político y visitar filiales de EPM en el exterior: 3.000 millones de dólares de recursos públicos”.

Quintero-uribismo (II)

Como era apenas obvio, no tardaron en replicar desde el Centro Democrático, que continuamente polemiza con Quintero e incluso promueve la revocatoria de su mandato. La senadora Paloma Valencia advirtió de inmediato: “tremendo problema tiene usted Alcalde, los concejales no puede depender de los favores e invitaciones a viajes que les haga el gobernante sino que tiene que ser fieles a los principios e ideas que los eligieron. El control político hay que hacerlo sobre la politización de EPM”.

Exige explicación

El senador del Polo, Iván Cepeda Castro, anunció ayer que “mediante derecho de petición preguntó a la Canciller si tenía conocimiento de donación que excedía topes de campaña del abogado Abelardo de la Espriella y su esposa a congresista de EEUU María Elvira Salazar, a quien apoyó Uribe en la anterior campaña en el estado de La Florida”.

Virus de inteligencia

El exsenador y líder del Nuevo Liberalismo, Juan Manuel Galán, quien fuera promotor de la reforma a la Ley de Inteligencia, advirtió que “la contrainteligencia es el sistema ‘inmunológico’ que tiene una democracia para defenderse de los “virus” que las organizaciones criminales infiltran en instituciones del Estado, estratégicas para su imperio delincuencial. Hoy están infectadas y sin sistema inmunológico”.