Revuelo por chuzada de Corte a Uribe

Xinhua

La "mea culpa" de la Corte Suprema de Justicia por haber terminado chuzando al ex presidente y senador Álvaro Uribe, del partido Centro Democrático, en el desarrollo de un proceso de investigación a un implicado en el ‘cartel de la toga’, generó revuelo político, por lo que se ha calificado como un "hecho insólito", ya que siendo el máximo operador de justicia en el país no puede avalar y menos realizar procedimientos como este.

Tras conocerse el hecho las reacciones y críticas no se hicieron esperar. El presidente del Congreso, Ernesto Macías señaló que ""el error que reconoció haber cometido la corte Suprema de Justicia, al interceptar ilegalmente las comunicaciones del expresidente @AlvaroUribe Vel, es de una gravedad extrema".

Entre tanto, el representante por Bogotá, Gabriel Santos, del Centro Democrático, quien indicó que "uno no sabe si reír o llorar con el cinismo de algunos operadores de justicia en este país. 'Chuzamos por error a Uribe, pero nos gustó lo que oímos, así que lo anexamos a otro proceso'. ¿Esta es la justicia que exige ser respetada?".

En un oficio del lunes, pero divulgado hasta este viernes, la Corte Suprema de Justicia aceptó que interceptó, "por error", la línea telefónica del expresidente Uribe y que eso le sirvió como sustento para llamarlo a indagatoria, aún pendiente, sobre una presunta manipulación de testigos en el caso de Juan Guillermo Monsalve y el senador Iván Cepeda, del Polo Democrático, que viene causando hondo revuelo nacional.

La explicación de la Corte por esta confusión se dio producto de un derecho de petición que presentó el senador Uribe, a través del cual insiste en que se le informen las razones que sustentaron la interceptación de ese número celular.

Tras la admisión de la Corte, el senador Uribe dijo que "no me molesta que me intercepten", y dijo que él más que nadie está decidido a que recaben pruebas que llevarán a demostrar su honorabilidad.

"Que me intercepten por error o en cumplimiento de deberes legales no me incomoda, yo soy una persona con responsabilidades públicas", manifestó Uribe en un corto comunicado en el que también reiteró que "un designio de mi vida es derrotar la infamia con la cual han afectado, especialmente, ante las nuevas generaciones, mi largo trabajo de servicio público, que siempre, he adelantado con devoción patriótica".

Y a renglón seguido indicó que "si esa interceptación por error llevó a que me escucharan temas relevantes para investigarme, esos temas no debieron sorprender a la Corte, porque he expresado reiteradamente mi decisión de buscar pruebas sobre mi honorabilidad y desmontar acusaciones falaces".

Finalmente se cuestionó el Senador, “¿por qué me comunicaron el proceso con un llamamiento a indagatoria, soportada en una argumentación destructora de mi reputación?, ¿por qué no me permitieron una versión libre o una declaración en investigación preliminar?”, para finalmente insistir en que ojalá tanto magistrados como ciudadanos "que han escuchado o escuchen las interceptaciones, sabrán que he procedido con toda firmeza para recaudar pruebas en favor de mi honra sin violar la ley".

En el desarrollo de la investigación por el ‘cartel de la toga’, la Corte, que estaba tratando de interceptar las llamadas del representante por el Chocó, Nilton Córdoba, del Partido Liberal, a quien se le abrió una investigación, resultó haciendo seguimiento a la línea del expresidente por error, debido a que el número aparecía "como dato de contacto del representante a la Cámara".

Es decir, el número de Uribe aparecía registrado como propiedad del hoy Senador.

En el auto, la Corte asegura que cuando se advirtió que ese celular no era el de Córdoba, ni aportaba información relevante para la investigación en su contra, "se ordenó la cancelación de la interceptación".

La Corte advirtió que en los informes del expediente de Córdoba ni siquiera se consignó que a quien estaban escuchando era al expresidente Uribe Vélez, pues no lo consideraron relevante, y que las anotaciones al respecto eran de este tono: "Voz masculina: que del monitoreo y análisis se detectó en su gran mayoría que las comunicaciones son de carácter laboral debido a que el usuario es dirigente principal de una colectividad política".

Asimismo la Corte agregó que "la interceptación del abonado celular (...) llevó a un hallazgo imprevisto e inevitable en la única instancia 51699".

Sin embargo, la Corte fue clara pues afirmó que pese a que la información era "inesperada" y no tenía que ver con el ‘cartel de la toga’, sí “resultó siendo muy importante para el caso de la presunta manipulación de testigos que adelanta el tribunal en contra del expresidente, por lo que lo escuchado se anexó a ese proceso”.

El parlamentario Córdoba es investigado por la Corte porque supuestamente se benefició con las coimas que pagó la firma Odebrecht para quedarse con contratos de obra pública.

A finales de julio pasado la Corte Suprema de Justicia abrió investigación preliminar a Uribe y al representante por el Huila, Álvaro Hernán Prada, también del Centro Democrático, por los delitos de soborno y fraude procesal, en un supuesto caso de manipulación de testigos con la intención de favorecerse con sus testimonios en investigaciones al expresidente y además incriminar al también senador Cepeda.

En esta investigación que se inició en febrero pasado la Corte sí ordenó infiltrar las comunicaciones de Uribe.

La providencia de la Sala de Instrucción de la Corte indica que mediante auto del 16 de febrero pasado se abstuvo de abrir investigación al senador Cepeda por “hacer ofrecimientos –directa e indirectamente- a internos en diferentes cárceles del país, a cambio de que falsamente vincularan al doctor Uribe Vélez y a su hermano Santiago con la conformación del Bloque Metro de las autodefensas y con diferentes homicidios”.

Aquí el oficio completo que le entregó la Corte Suprema de Justicia a Álvaro Uribe