Crítico debut de la reforma judicial

Foto archivo El Nuevo Siglo

Como muchos otros asuntos del acontecer nacional, los ajustes que requiere la justicia están más que diagnosticados y, en la mayoría de los casos, hay acuerdo sobre las soluciones.

Sin embargo, la iniciativa radicada ayer por el Gobierno, a parte de las resistencias políticas que hay en las toldas liberales y de Cambio Radical, encontró peros en los magistrados de las altas cortes, con quienes supuestamente se había convenido el contenido del articulado.

 

Pulso jurídico

Por lo pronto, los presidentes de la Corte Suprema, el Concejo de Estado y la Corte Constitucional (José Luis Barceló, Germán Bula y Luis Guillermo Guerrero, respectivamente) expresaron que allí no hubo consenso y que la iniciativa es solo del Gobierno, porque era mucho lo que faltaba por debatir.

Entre los peros está lo planteado en el proyecto sobre las facultades electorales, tema en el que Barceló sostuvo que “la pregunta es en manos de quién queda la elección de esos funcionarios”.

El magistrado Bula puso como ejemplo que la selección del registrador requiere “procesos muy rigurosos”, considerando que “los de hoy son buenos” y que “quitarlos merecería una justificación que no aparece por lo pronto clara”.

Otro asunto es el de las inhabilidades, pues en ellas está que los exmagistrados no podrán litigar directa o indirectamente ante su jurisdicción ni postularse a cargos de elección popular durante cuatro años. “Es decir, y lo digo con mucho respeto: el exmagistrado con el expresidiario casi no habría diferencias y se les deja muy limitados. Es decir, de qué van a vivir los exmagistrados”, dijo Barceló.

La reforma elimina la práctica actual de anunciar las sentencias a través de un comunicado  tan pronto se votan, cuando todavía el fallo no está redactado en su totalidad. A Guerrero no le parece “que excluir esa posibilidad sea una medida adecuada. O tendría que venir completada con otra que implique posibilidad de que la Corte prorrogue esa decisión hasta el momento en que esté ya conciliada”.

 

Pulso político

Pero la reforma no solo tendrá que enfrentar un pulso jurídico, sino que también afrontará uno político.

De los conservadores, Centro Democrático y el partido MIRA procede hasta el momento el apoyo político a la reforma a la justicia presentada por el Gobierno.

Sobre este tema el presidente del Senado, Ernesto Macías, del Centro Democrático, dijo que aunque “personalmente me hubieran gustado otras modificaciones, ya será en el transcurso del debate que presentemos” los respectivos cambios.

Por su lado, el representante por el Cesar, Cristian Moreno, del Partido Social de Unidad Nacional (La U), recordó que su colectividad “se constituyó en partido de gobierno y lo que queremos es una reforma en la que a la justicia se le eliminen las facultades electorales, en la cual se revisen los problemas que han generado corrupción dentro de la misma”.

“Nosotros la vamos a revisar y al mismo tiempo lo haremos con el proyecto presentado por Cambio Radical”, dijo.

A su turno, la bancada de Cambio Radical espera que el Gobierno se siente con ellos para unificar algunos puntos que están contenidos en la reforma presentada por sus congresistas.

El representante por el Huila, Julio Cesar Triana, argumentó que “presentamos un proyecto muy bien elaborado, trabajado como una herramienta de trabajo. Lo que esperamos nosotros del Gobierno nacional es que convoque a unificar los proyectos que giran alrededor de la reforma a la justicia. Lo que se puede decir es que se tienen muchas coincidencias con lo que ha presentado Cambio Radical”.

Triana también agregó que en principio lo que espera es que se pueda trabajar en un solo proyecto de reforma a la justicia, considerando que “se equivoca la Ministra si no va a tener en cuenta las consideraciones de un partido que ha trabajado en el proyecto”.

Por otra parte, el senador Luis Fernando Velasco, del Partido Liberal, insistió en que hasta la otra semana se tendrá un almuerzo de bancada para revisar los diferentes proyectos.

“Es una posición que se toma como bancada y por eso revisaremos los proyectos presentados por el Gobierno”, expresó.

Otros partidos políticos prefieren esperar a las reuniones internas. Por ejemplo, el senador del Polo Democrático, Jorge Enrique Robledo, declaró que “toca mirarla primero, porque estas cosas son de detalles. Aquí hay que mirar en detalle para establecer que es lo que se dice”.

Julián Gallo (Carlos Antonio Lozada), senador del partido Farc, explicó que “vamos a mirar los puntos que incluyeron en la propuesta y en los próximos días estaremos haciendo un pronunciamiento, pero somos conscientes de que el país requiere una profunda reforma a la justicia”.

La ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, les hizo un llamado a los partidos políticos, en general, y a Cambio Radical, en particular, para que ayuden a enriquecer el proyecto.

“La ministra de Justicia”, Gloria María Borrero, “ha venido conversando con algunas personas de Cambio Radical, porque aquí las enfermedades de la justicia están diagnosticadas. El medicamento para esas enfermedades existe y es único. Por eso las propuestas se acumularán. Por eso invitamos a Cambio Radical a que podamos construir esta reforma a la justicia”, sostuvo Gutiérrez.

 

Puntos clave

. Eliminación de facultades electorales (Procurador, Auditor y Registrador)

. Aumento de inhabilidades para recomendados y familiares de magistrados, así como para los extogados

. Unificación de jurisprudencia por las altas cortes, principalmente a cargo de la Corte Suprema de Justicia

. Requisito de experiencia judicial (dentro de los 20 años que se exigen para ser togado, 5 deben ser como juez o magistrado)

. La acción de tutela podrá ser ejercida por quien demuestre legitimidad para hacerlo