Plagios, el lío de algunos políticos españoles

Foto archivo AFP
Pedro Sánchez, tras una denuncia del ABC de plagio, hoy publica su tesis. Por esta razón renunciaron una Ministra y una Gobernadora

__________

LAS TESIS de grado se han vuelto un arma de doble filo en la política española. Si bien acreditan la capacidad intelectual de una persona, también se han convertido en un incómodo pasado que pone en tela de juicio la integridad moral de algunos políticos.

Pedro Sánchez, jefe de Gobierno español, no ha sido ajeno a esta discusión. El periódico ABC publicó un artículo que lo señala de haber cometido varios plagios en su tesis doctoral presentada en la Universidad Camilo José Cela, de Madrid.

La pelea viene de unos meses atrás, antes de que Mariano Rajoy dejara la Jefatura de Gobierno por los problemas de corrupción de su partido. Albert Rivera, director de Ciudadanos, denunció a Sánchez de “ocultar” su tesis y estimó que había “dudas razonables” sobre la calidad del hoy Presidente.

Después de conocer esta denuncia, el ABC accedió a la tesis  y, usando “herramientas de detección de plagios”, encontró que existían numerosas páginas que habían sido copiadas de otros autores sin la rigurosidad requerida en la citación, incurriendo en una “falta de integridad académica”.

El medio también denunció que Sánchez había hecho un “autoplagio” insertando citas de otros autores como si fueran propias, con un solo cambio de palabras. Literalmente, dice el medio, el Jefe de Gobierno usó tal cual los párrafos publicados en 2007 por dos profesores, Cerviño y Rivera, de la Universidad Carlos III.

Le puede interesar: Luz verde del parlamento español a exhumación de Franco.

 

Réplica

El Partido Socialista ha defendido al Jefe de Gobierno y ha dicho que por más artículos del citado periódico, no hay lugar para semejante juicio político, situación que demuestra la insatisfacción de la derecha por no seguir gobernando.

En una carta publicada, luego de una oleada de críticas del Partido Popular y Ciudadanos, Sánchez anunció la publicación este viernes de su tesis doctoral, pero calificó las acusaciones hechas en su contra como falsas.

“Las informaciones aparecidas en algún medio de comunicación que sostienen la existencia de plagio en la redacción de mi tesis doctoral son rotundamente FALSAS. Emprenderé acciones legales en defensa de mi honor y dignidad si no se rectifica lo publicado”, escribió en Facebook.

A diferencia de lo dicho por el periódico, el Presidente asegura que la tesis ha tenido libre acceso al público desde que fue publicada, e incluso “me consta que han sido más de una treintena los periodistas que han ido a leerla”.

 

No cualquier tema

El tema ha ido escalando hasta llegar a las primeras páginas de muchos diarios. La derecha dice que existen razones suficientes para valorar la integridad de Sánchez como profesional y, por tanto, ha empezado a hablar de una posible moción de censura, basada en el eventual plagio realizado por Sánchez en su tesis doctoral.

Para los socialistas este es un intento por desestabilizar el gobierno entrante y centrar el debate público en temas secundarios. La vicepresidenta María del Carmen Calvo ha dicho que sus contradictores buscan morigerar el impacto de las decisiones de Sánchez como la exhumación de los restos de Francisco Franco y las políticas sociales que se han tomado.

“A falta de un proyecto político sólido, y ante la ausencia de propuestas que convoquen a la mayoría social del país, el conservadurismo y el neoconservadurismo, se han unido en una campaña de desprestigio hacia mi persona”, escribió el Presidente ayer.

El PP ha contratacado con una fórmula que cuatro meses atrás usó el socialismo para obligar a la presidenta de la Comunidad de Madrid y miembro de ese partido, Cristina Cifuentes, a renunciar a su cargo, por un robo de dos cremas en un supermercado que coincidió con un debate que le venían haciendo por la autenticidad de dos títulos de maestría.

 

Plagios, tema de moda

La integridad académica de los políticos españoles comenzó a ponerse en duda con el caso de Cifuentes. Tras una denuncia hecha por el portal el Diario, se conoció que la Presidenta de la Comunidad de Madrid habría obtenido dos títulos de maestría gracias a que “le cambiaron la nota de no presentado a notable a dos años de haberse presentado”.

El cambio de la nota, dice el portal, fue hecho por una persona que hacía parte de la universidad Rey Juan Carlos, pero no hacía parte del grupo que manejaba los posgrados, donde Cifuentes hizo sus cursos de maestría, aparentemente no terminados o sin sacar las notas requeridas para graduarse. La orden para cambiar la calificación fue dada por un profesor, se denuncia.

Otros casos de políticos que habrían cambiado las notas o plagiado frases de otros autores también han sonado en los últimos meses en España. El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha sido inquirido por irregularidades en su maestría de Derecho Público en la misma universidad. El dirigente, reemplazante de Rajoy en este partido, ayer dijo que no mostraría sus tesis de maestría, salvo que un juez se lo pidiera.

No solo los miembros de la derecha española y Sánchez han tenido problemas con sus posgrados. La ministra de Sanidad, Carmen Montón, renunció en agosto por las irregularidades de su posgrado, tras comprobarse en investigación de La Sexta que había plagiado parte importante de su tesis de maestría.

El plagio y el cambio de notas se han convertido en el principal tema de la política española. Por este han caído ministros, gobernadores, empresarios y tiene a un recién entrado Jefe de Gobierno en tela de juicio.