Alemania recibirá a los migrantes de las islas griegas

AFP

Alemania tiene previsto recibir a unos 1.500 migrantes que se encuentran actualmente en las islas de Grecia tras el incendio del campo de Moria en Lesbos, donde la policía detuvo ayer a cinco sospechosos de haber provocado el siniestro.

"Cinco jóvenes extranjeros fueron detenidos y un sexto fue identificado y es buscado", indicó el ministro griego de Protección Civil, Michalis Chrysohoidis. Las nacionalidades de los sospechosos no fueron reveladas.

Unos 12.000 migrantes del campo de Moria en Lesbos, el más grande de Europa, se encuentran sin refugio desde el incendio que tuvo lugar en la noche del 8 al 9 de septiembre y duermen en edificios abandonados, al costado de carreteras e incluso en techos.

Alemania, bajo presión para recibir a algunas de esas personas, tiene previsto albergar -en su mayoría- a familias con niños que fueron reconocidos como refugiados por las autoridades griegas, indicaron fuentes del gobierno de la canciller Angela Merkel.

Alemania ya previó tomar a cargo entre 100 y 150 menores aislados evacuados del campo de Moria en el marco de una iniciativa conjunta con Francia.

Hasta el momento, las autoridades alemanas insistieron en la necesidad de encontrar una solución a nivel europeo para esta complicada cuestión que divide a los 27 miembros de la UE desde 2015.

En Lesbos, los habitantes están llamados a manifestarse el martes para exigir el "alejamiento de los migrantes".

A poca distancia de las ruinas del campo de Moria, algunas familias de solicitantes de asilo hacen fila para entrar en el nuevo campamento que se instaló después del incendio.

Las autoridades griegas están distribuyendo un documento en inglés, francés, farsi, urdu y árabe a los miles de migrantes que se han quedado sin hogar desde el incendio para alentarlos a ir al campamento temporal.

"Por favor, proceda inmediatamente a entrar en el campamento. Su estancia en este campamento es obligatoria para garantizar unas condiciones de vida decentes, por razones de salud pública y personal, y para reiniciar el procedimiento de asilo", dice el documento.

"En el campo, estará completamente a salvo", prometen las autoridades griegas.

Los incidentes entre solicitantes de asilo y residentes, incluidos partidarios de la extrema derecha, han sido frecuentes en la isla desde el año pasado, y muchos residentes se oponen a retener migrantes en Lesbos.

El prefecto del Egeo del Norte, Kostas Mountzouris, uno de los más firmes opositores al plan del gobierno para establecer un campamento cerrado en la isla, pidió a empresarios y profesionales que se manifestaran el martes para pedir una "normalización" de la situación y "el alejamiento de los inmigrantes de la isla a bordo de barcos".

Desde hace varios meses, el gobierno de Kyriakos Mitsotakis planeaba construir un campamento cerrado en Lesbos para aliviar la congestión de Moria.