45% de árboles y arbustos endémicos del país están en riesgo de extinción

/Fotos Cristina López-Gallego

Nunca antes se tuvo disponible este dato. Poco se conoce sobre los árboles y arbustos endémicos del país, aquellos que sólo se encuentran en Colombia. Llegar a este hallazgo fue posible gracias a la elaboración de la lista roja global, en donde se están evaluando casi 60.000 especies arbóreas de todo el mundo conocidas hasta la actualidad.

En el caso de Colombia, estudio que lideró el Grupo de Especialistas de Plantas de Colombia (GEPC), una buena parte de las especies evaluadas fueron arbustos y árboles poco conocidos, dado que no son de uso común de las personas. En total, fueron evaluadas 860 especies en riesgo de extinción, en cuyo estudio se usaron casi 15.000 especímenes aportados por 23 herbarios nacionales o disponibles en bases de datos globales.


Le puede interesar: El clima entra en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU


Como resultado, el 45% de las especies de árboles y arbustos exclusivos del país, es decir 566 especies, están en riesgo de extinción. La mayoría de ellas en la región Andina, seguida por la región Caribe y Pacífico.

Dentro de las especies de árboles endémicas amenazadas de Colombia se encuentra la Ceiba barrigona (Cavanillesia chicamochae) cuyas poblaciones conocidas se encuentran en el Cañón del Río Chicamocha, Santander sobre la Cordillera Oriental. En cuanto a arbustos, se destaca la especie Aphelandra taborensis conocida solamente de una localidad en el municipio de Trujillo en el Valle del Cauca, la cual se encuentra por fuera del Sistema Nacional de Áreas Protegidas del país. 

Una de las mayores amenazas para las especies de árboles y arbustos es la deforestación con fines de ampliación de la frontera agrícola, sobre todo para ganadería. De acuerdo con Cristina López-Gallego, bióloga, profesora del Instituto de Biología de la Universidad de Antioquia y co-coordinadora el grupo de especialistas de plantas de Colombia de la UICN, “hicimos un gran esfuerzo para identificar cuáles de esas especies podrían ser sobreexplotadas, como el caso de las especies maderables, pero no encontramos mucha información. Sin embargo, sí pudimos concluir que la mayoría de las especies endémicas no están en peligro de extinción por causa de comercialización sino por la destrucción de sus hábitats”, señaló.

En Colombia, los arbustos han recibido poca atención en conservación, a pesar de que tienen importantes contribuciones en los ecosistemas. De hecho, muchas de las especies no tienen nombres comunes. Dentro de los servicios ecosistémicos que prestan se destacan la captura de carbono, regulación del clima y ciclos hídricos, provisión de alimento y refugio para animales y de bienes para las poblaciones humanas como alimentos, medicinas, materiales de construcción, leña, entre otros.

Muchas de las especies que no están en riesgo de extinción se encuentran dentro de Parques Nacionales Naturales y otras áreas protegidas nacionales, lo que demuestra la importancia de la gestión de estas áreas estratégicas para la conservación de especies en el país.

Según Luz Adriana Moreno, investigadora del Instituto Humboldt y editora del Reporte BIO 2020, “el objetivo es que esta información sea insumo para las distintas autoridades ambientales a la hora de tomar decisiones relacionadas con conservación como las Corporaciones Autónomas Regionales, entes territoriales y ONG”.

A nivel global, de acuerdo con el reporte “State of the World´s Plants and Fungi” del Jardín Botánico de KEW, menos del 10% de las especies conocidas de plantas se han evaluado para la lista roja global, sin embargo con la información disponible se estima que cerca del 40 % de la flora mundial está en algún riesgo de extinción.

El proyecto de lista roja de los árboles y arbustos endémicos de Colombia representa un importante avance en la planificación para la conservación de plantas del país y hace una considerable contribución a una iniciativa global de conservación de plantas.

Colombia es el segundo país en riqueza de especies de plantas después de Brasil, con más de 26 000 especies registradas hasta el momento, 6.000 de las cuales se consideran endémicas nacionales. Para el año 2020, menos del 20 % de las especies de plantas del país habían sido evaluadas para las Listas Rojas.

Señala el Instituto Humboldt que la contención de la deforestación en resguardos indígenas es una oportunidad para el uso sostenible de la biodiversidad y significa una ventana de oportunidad para el desarrollo de iniciativas de uso sostenible de la biodiversidad que provean alternativas de mayor beneficio ambiental y social.

“Es necesaria una transición y reorientación de diversas políticas públicas, incluyendo los planes de desarrollo a nivel departamental. Se ponen de manifiesto las brechas que presentan los departamentos para transformar sus economías hacia economías sostenibles”, señala.