Fuego cruzado entre Trump y Biden en “encuentro” que reemplazó el debate

ENS

Estados Unidos vivió esta semana un nuevo episodio hacia la carrera presidencial con dos encuentros distintos en los que el presidente de los Estados Unidos Donald Trump y el candidato demócrata Joe Biden no se han enfrentado entre ellos, sino a las preguntas de los electores.

Ambos se disputaron la audiencia televisiva con dos eventos programados al mismo tiempo, como reemplazo del frustrado debate electoral que tenía que haberse celebrado el jueves en Miami, lugar elegido por Trump para responder a los votantes a través de la NBC, mientras Biden ha preferido su estado natal, Pensilvania, bajo las cámaras de la cadena ABC.

En uno de sus últimos eventos televisivos en horario estelar antes del día de las elecciones, Trump, ofreció una síntesis de los logros de su administración y sus propuestas de campaña con lo que busca que algunos indecisos privilegien su desempeño económico y reconozcan su gestión frente a la pandemia que si bien ha producido graves consecuencias humanas y económicas, son mucho menores a las que se proyectaban en marzo.

Simultáneamente, el ex vicepresidente Biden hizo lo propio y promovió una respuesta federal a la pandemia y denunció la discriminación en su país. Asimismo Biden prometió tomar una posición sobre si los demócratas deberían presionar para expandir la Corte Suprema si gana y al respecto dijo que daría a conocer su posición antes del día de las elecciones tras observar cómo se desarrollaba la confirmación de la jueza Amy Coney Barrett.

La intervención de Trump tuvo un discurso simple: la gente debería votar por él "porque hemos hecho un gran trabajo". Biden a su turno se concentró en demostrar porque la afirmación del presidente era falsa y por eso él debía recibir el favor de los votantes a pesar de no esgrimir propuestas propias de manera concreta.

Intervenciones

El presidente afirmó que "durante años" ha denunciado el supremacismo blanco y criticó que no se le cuestione a su rival que no haga lo propio con los grupos  antifascistas que están catalogados como terroristas.

Al respecto aseguró que "he denunciado a los supremacistas blancos durante años, pero siempre se empieza con esa pregunta, nadie pregunta a Joe Biden si denuncia a los antifascistas", protestó.

"Denuncio a los supremacistas y a esa gente de izquierda que está quemando nuestras ciudades, que son gobernadas por demócratas", dijo Trump, quien negado conocer el movimiento de extrema derecha Qanon.

Trump también señaló que su opinión respecto al covid-19 no ha cambiado desde que contrajo la enfermedad y que si bien es partidario de las medidas de protección, le apuesta a una vacuna y para poder seguir recuperando la economía.

El presidente negó las informaciones del 'The New York Times' de finales de septiembre, en donde se aseguraba que arrastraba una deuda de 421 millones de dólares y que tan solo pagó 750 dólares en impuestos sobre la renta en 2016, cuando logró imponerse en las elecciones, y la misma cantidad en 2017, mientras que estuvo sin hacerlo durante al menos una década desde el año 2000.

Finamente cuando un votante le preguntó sobre la intención de confirmar a un nominado a la Corte Suprema en un año electoral, el presidente Trump esgrimió el mismo argumento que los demócratas en 2016 cuando sucedió lo mismo: que los presidentes son elegidos “por cuatro años, no por tres".

Por su parte, Biden comenzó su intervención describiendo cómo habría manejado él la crisis sanitaria y aunque aseguró que habría enviado a científicos estadounidenses a China para obtener más información sobre el virus también ha mencionado que mantendría el confinamiento hasta que el virus haya desaparecido por completo.

El candidato demócrata reconoció, el "error" que cometió con la ley contra el crimen de 1994, y que los republicanos tanto le han criticado durante las últimas semanas, al apuntar que mientras apoya las manifestaciones contra el racismo, también hizo lo propio con una legislación que provocó cifras récord de encarcelamientos de ciudadanos afroamericanos.

"Sí, fue un error, pero los errores vinieron en términos de lo que hicieron los estados a nivel local", dijo sin embargo Biden, quien también prometió  despenalizar el consumo de marihuana y dejar sin efecto los registros de aquellos que fueron detenidos por su uso.

El ex vicepresidente  también recalcó su intención de subir los impuestos y acabar con la exención de impuestos que Trump promulgó nada más llegar a la Casa Blanca. El único punto el que le dio a su rival republicano algún crédito fue en el manejo de la política internacional, un asunto en el que Trump, dijo, ha logrado avances como los acuerdos entre algunos países árabes con Israel.

Escándalo

Biden oró por su fallecido hijo Beau pero evitó referirse a los escándalos, vueltos a ventilar esta semana, de su otro hijo Hunter.

De 50 años, este abogado y asesor está en el corazón del caso que le valió a Trump un histórico procedimiento de juicio político. Los demócratas acusaron al presidente de Estados Unidos de abusar de su cargo al presionar a Ucrania para que investigara los negocios de Hunter Biden mientras su padre era el vicepresidente de Barack Obama.

Trump fue absuelto, pero sigue insistiendo en que Biden y su hijo son "corruptos" por haber dejado que este último usara su nombre para obtener contratos lucrativos.

Como se recordará esta semana Twitter modificó su política sobre contenidos pirateados luego que su decisión de bloquear un artículo que criticaba al candidato demócrata, actitud que fue fuertemente criticada por los republicanos.

La red social dijo que en el futuro solamente bloqueará información robada y publicada por hackers y además etiquetará cualquier otra información de origen cuestionable. Previamente, senadores republicanos anunciaron que planean convocar el 23 de octubre al jefe de Twitter, Jack Dorsey, para que explique sobre el bloqueo en la red social de un artículo desfavorable para Biden.

El senador republicano Ted Cruz calificó de "interferencia electoral" la decisión de Twitter mientras que el presidente se quejó de que esa red social y Facebook bloquearan ese artículo.

Ambas redes sociales impidieron difundir un informe del diario New York Post basado en correos electrónicos de Hunter que lo involucraban con el caso mencionado.

La responsable jurídica de Twitter, Vijaya Gadde, dijo que los cambios hechos por lared social "ya no eliminarán contenido pirateado a menos que haya sido directamente compartido por piratas o por quienes actúan en concierto con ellos. Indicó que, además, Twitter etiquetará esas publicaciones para darles contexto.