Escuela de El Orejón, en Antioquia, no tiene alumnos

Foto Anadolu.

En mayo de 2017 el Gobierno colombiano entregó a los habitantes de El Orejón, en el municipio antioqueño de Briceño, una escuela que había sido esperada por mucho tiempo: el Centro Educativo Rural Orejón. 

Con este proyecto, entre otros, se visualizó esta vereda colombiana como un “laboratorio de construcción de paz”, pues fue considerado el pueblo con más minas antipersona en Colombia. 

La escuela fue levantada entre el Gobierno colombiano, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Agencia de Cooperación y Coordinación Turca (TIKA), quien se encargó del diseño y el aporte económico.

Por varias décadas El Orejón estuvo en medio del narcotráfico y la violencia por cuenta del conflicto armado interno.

No obstante, más de un año después, la realidad es que la escuela está subutilizada, pues de los 80 niños para los que tiene capacidad, solo hay 11 estudiando y beneficiándose de sus servicios y comodidades.

Así lo afirmó Jaime López, secretario de Educación de Briceño.

Le puede interesar: La Guajira, sedienta por falta de agua potable.

“Nos encontramos con una situación preocupante y un poco angustiosa, frente a la poca utilización o subutilización que le estamos dando proyecto”, dijo López. 

El secretario afirmó que la administración municipal espera que “gran parte de la comunidad estudiantil de las veredas aledañas converjan a la escuela, pues hoy por hoy solo 11 niños se benefician de la estructura”. 

Uno de los motivos de la poca afluencia de estudiantes a la escuela es la distancia, pues las comunidades tienen centros educativos que son más cercanos a este.

Las autoridades de El Orejón señalaron que están en conversaciones con las comunidades aledañas de veredas como Pueblo Nuevo, La Calera o La Mina, para lograr que el próximo año se pase a atender a alrededor 80 menores. 

“La idea es que este espacio sea aprovechado al máximo para todas las personas, tanto de El Orejón como de otras veredas, que se animen a venir”, expresó Morelia Martinez, la única profesora asignada, quien espera que a partir del próximo año haya secundaria y programas técnicos de formación.