¿Futuro prometedor para los acercamientos entre Trump y Kim?

AFP
Esta se anunció que el presidente de EU se volverá a reunir con el líder norcoreano, un avance más en la desnuclearización de la península

 

TRAS múltiples intentos de acercamientos entre Corea del Norte y Estados Unidos, ambos mandatarios (Donald Trump y Kim Jong-un) se reunieron en Singapur en una cumbre que culminó con la firma del Acuerdo de Sentosa el 12 de abril de este año. Este evento ocurrió tras algunos acercamientos de Kim a países que antiguamente no eran sus aliados o amigos. En febrero, el Presidente Norcoreano aceptó enviar una delegación de máximo nivel para participar en los Juegos Olímpicos de Invierno en Corea del Sur. Kim Yo-jong, hermana del mandatario norcoreano lideró la comisión y compartió estrado con la delegación norteamericana. Posteriormente, Kim y el mandatario de Corea del Sur, Moon Jae-in, pactaron una reunión para el 27 de abril. Fue la primera cumbre en 11 años y se llevó a cabo en la zona desmilitarizada entre ambas coreas. Se acordó trabajar para lograr la paz para 2019 y la desnuclearización de la península.

 

Acercamientos

 

Este año, Kim invitó a Trump a una reunión  a través de una carta entregada en Washington por un enviado de Seúl (Capital de Corea del Sur). El Presidente estadounidense accedió. Mike Pompeo, Secretario de Estado de Estados Unidos, viajó a Corea del Norte para determinar las condiciones en las cuales de encontrarían ambos mandatarios. Tras la reunión entre ambas coreas en abril, Pompeo volvió a viajar a Pyongyang para reunirse con Kim. Ese mismo mes, Kim Jong-un anunció la suspensión de pruebas con misiles y ensayos nucleares, y notificó el cierre del centro de test atómicos desde el cual fueron realizadas las seis pruebas nucleares.

 

A principios de mayo el líder norcoreano canceló la cumbre con Trump como protesta por los ejercicios militares de Seúl y de Washington. Unos días después, el mandatario norcoreano expresó su voluntad de continuar con las charlas "en cualquier momento y de cualquier manera". Trump estuvo de acuerdo en continuar con los planes del encuentro. El 12 de junio de 2018, Donald Trump y Kim Jong-un se reunieron en Singapur para llevar a cabo una cumbre histórica. En el Acuerdo de Sentosa, Kim “reafirmó su compromiso firme e inquebrantable para completar la desnuclearización de la Península de Corea" y Trump se comprometió a brindar ciertas garantías de seguridad. Esta cumbre entre ambos países fue la primera tras más de medio siglo de tensiones y confrontación originadas en la guerra de Corea (1950-1953).

 

Los resultados de esta cumbre fueron una sorpresa para la comunidad internacional. Después de 25 negociaciones fallidas era de esperar que esta tampoco lograra resultados. A pesar de que ha habido altibajos por no llegar a un acuerdo respecto a la mejor manera de llevar a cabo el proceso, ambas partes se mostraron deseosas de continuar con los diálogos. Trump estableció que planea tener múltiples reuniones con el mandatario norcoreano después de las elecciones del Congreso estadounidense, programadas para el 6 de noviembre. Las cumbres se realizarán tanto en suelo estadounidense como norcoreano.

 

¿Qué pasa ahora?

 

Estados Unidos determinó que es vital que el proceso de desnuclearización de Corea del Norte culmine en enero del 2021, fecha en la que el mandato del presidente estadounidense termina. Una de las condiciones que ha puesto sobre la mesa Kim, es la firma de un tratado de paz con Corea del Sur. Ambos países están en guerra desde el inicio de la Guerra de Corea.

 

Mike Pompeo se reunió este domingo con Kim Jong-un para preparar la segunda cumbre entre este mandatario y Trump. “Aunque todavía queda un largo camino por delante y mucho trabajo por hacer, ahora podemos ver un camino por el que alcanzaremos nuestro objetivo final, que es la desnuclearización completa y definitiva de Corea del Norte” afirmó el Secretario de Estado después de la visita, en una rueda de prensa en la Casa Blanca. En junio, el Presidente Donald Trump le prometió a Kim Jong-un un futuro económico conveniente y positivo. Trump ha expresado que las sanciones terminarán tras la desnuclearización de la península. Sin embargo, no ha habido pronunciamientos acerca de la fecha tentativa de finalización de dichas sanciones económicas, ni de las garantías de supervivencia para el Estado norcoreano. La firma del tratado de Paz con Corea del Sur todavía está por confirmar.

 

Washington, por su parte, ha pedido a Kim un inventario de las armas e instalaciones. Primer paso para renunciar al arsenal nuclear por completo. El mandatario de Corea del Norte ha invitado a inspectores a Punggye-ri, lugar en el que se realizaban pruebas nucleares, para que confirmaran el desmantelamiento irreversible del sitio.

 

En este nuevo proceso de negociación, ha habido altibajos al igual que en los 25  intentos previos. Esta vez, parece que el mandatario norcoreano tiene una mayor disposición para culminar con el proceso de desnuclearización, y Washington está dispuesto a cooperar para que Corea del Norte pueda tener garantizada su supervivencia como Estado. La siguiente cumbre entre Donald Trump y Kim Jong-un será primordial para determinar avances en el desmantelamiento de facilidades nucleares, y para pactar algunas garantías de seguridad para el Estado norcoreano.

 

La terminación de la guerra entre las coreas también es vital en este proceso. Es primordial para que las relaciones entre Corea del Norte y la comunidad internacional se normalicen y para disminuir las tensiones en Asia Pacífico. Además de resolver un conflicto histórico, este proceso puede abrir las puertas para que el Estado norcoreano se integre aún más a la comunidad internacional.