Gobierno detecta otro brote de fiebre aftosa

Foto cortesía ICA.

Un nuevo foco de fiebre aftosa fue detectado en el norte de Colombia, que decretó una emergencia sanitaria por el rebrote de este virus surgido de ganado de contrabando procedente de Venezuela, informó este jueves el ministerio de Agricultura.

La enfermedad fue hallada en un predio en el departamento de Cesar donde hay "216 bovinos y 114 porcinos, de los cuales 35 enfermaron y 20 murieron", dijo el ministro Andrés Valencia citado en un boletín de su despacho.

Valencia aseguró que se ordenará el sacrificio de los animales infectados y los que hayan tenido contacto con ellos. Además apuntó que está en desarrollo un plan de acción sanitaria para evitar más contagios, que incluye adelantar los ciclos de vacunación.

El brote se suma a otro registrado a comienzos de mes en el departamento de Boyacá (centro), que provocó que a Colombia le suspendieran la condición de país libre de aftosa un año después de dar por controlado un brote surgido por animales llegados de Venezuela.

Por los casos de Boyacá, el estatal Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) declaró el 4 de octubre "el estado de emergencia sanitaria" en el país.

La resolución faculta a la entidad para declarar cuarentenas en cualquier zona afectada, sacrificar animales enfermos o restringir su movilización, entre otras medidas que a criterio de la entidad sean necesarias para el control de la fiebre, explicó una fuente del ICA a la AFP. 

Le puede interesar: Cafeteros piden respaldo para salir de crisis.

Según el ministerio de Agricultura, los casos de Boyacá y Cesar están relacionados con el brote de virus detectado en 2017 por ganado que ingresó al país desde Venezuela justo cuando Colombia empezó a ampliar sus mercados para exportar carne bovina.

Tras sacrificar a más de 3.000 reses infectadas o que tuvieron contacto con ganado enfermo, Colombia había dado por controlado el brote de la fiebre aftosa en agosto de 2017.

El virus no afecta a los humanos, por lo que el consumo de carne o leche no representa ningún riesgo, pero restringe el comercio internacional de estos alimentos, según las autoridades.

El gobierno colombiano ha alertado de corredores terrestres y fluviales por donde los contrabandistas pasan ganado de Venezuela, país sumido en una profunda crisis económica y que no está libre de esta enfermedad. 

Según la Federación Nacional de Ganaderos (Fedegan), las reses venezolanas son vendidas hasta 20 veces más baratas que en el mercado colombiano.

Colombia y Venezuela comparten 2.200 kilómetros de una porosa frontera a lo largo de la cual operan contrabandistas, bandas criminales y grupos armados ilegales.