Medimás solicitó medidas cautelares al Tribunal de Cundinamarca

Foto El Nuevo Siglo.

Medimás solicitó al Tribunal de Cundinamarca expedir una medida cautelar para evitar, desde su argumentación, que se sigan produciendo daños en la atención por cuenta del “pánico” que se creó en el sector luego de las declaraciones el Procurador General a los medios pidiendo la revocatoria del contrato con la EPS.

En un comunicado expedido por la empresas, señala que “el pánico desatado en el sector ha puesto en veremos la continuidad de la red, la estabilidad de más de 17.000 empleados y la seguridad de los pacientes”.

Asimismo, el Tribunal solicitó al Ministerio de Salud, a la Superintendencia, a Medimás y a la agente liquidadora un informe en detalle de planes de contingencia y las acciones a tomar luego del anuncio de la revocatoria de venta del contrato de CafeSalud.

Medimás ya entregó el informe pero asegura que hasta ahora no ha sido notificada de ningún tipo de “resolución del contrato”, por lo que no tiene establecido ningún plan de contingencia y seguirá atendiendo a los pacientes.

De acuerdo con el gerente de la regional Bogotá-Cundinamarca de Medimás, Gabriel Enrique Patiño, “nosotros hemos venido atendiendo sin ningún contratiempo a los usuarios, cumpliendo y agilizando las citas médicas y expidiendo los medicamentos y citas con especialistas en los tiempos oportunos”.

Le puede interesar: Hospitales públicos entran a período crítico.

Indicó además, que “tenemos una red suficiente para seguir operando sin dificultades a pesar de los señalamientos de la Procuraduría. Estamos cumpliendo con lo ordenado por la Superintendencia de Salud y el Ministerio de Salud en cuanto a la atención a los usuarios”.

Patiño advirtió, que “a todas luces la Procuraduría y la liquidadora se extralimitaron en sus funciones al ordenar la revocatoria del contrato, ya que ellos no tienen la potestad para hacerlo. Además debieron pedir un tribunal de arbitramento para el efecto, pero eso no lo hicieron”.

Indica la información de la compañía, que “Medimás no ha sido notificado en los términos contractuales o legales de la resolución del negocio jurídico o como lo denominó la misma liquidadora, “revocatoria” de la venta. Por lo anterior y para todos los efectos legales, esta entidad se encuentra en la misma situación jurídica respecto del contenido del contrato y su ejecución anterior a la fecha de la mencionada rueda de prensa”.

La EPS asegura que, en este momento, se encuentra revisando una serie de acciones jurídicas para evitar mayores perjuicios a su actividad.

“Es de advertir que esta entidad, a pesar de la errónea y equivoca información divulgada que atenta contra la estabilidad administrativa y financiera, continúa con la prestación de los servicios de salud en la forma y tiempo exigidos por el marco normativo, todo lo anterior bajo la premisa de la mejora continua”, agrega.

Sostienen que no se entiende por qué, luego de una semana del anuncio de la revocatoria la agente liquidadora Ángela María Echeverry no ha materializado la decisión de revocar el contrato ante Medimás. La EPS más adelante argumenta que las declaraciones del procurador Fernando Carrillo causaron un momento de inestabilidad en la aseguradora, además de “daños irremediables”.

Los abogados de la EPS insisten en que la agente liquidadora no tiene ningún tipo de competencia para revocar el contrato, porque una cláusula del contrato dejó claro que esa decisión le correspondía a un tribunal de arbitramiento, y no al vendedor.

“Se desconoce entonces cuál fue la motivación o argumento jurídico que tuvo en cuenta la liquidadora de Saludcoop EPS, como el Procurador General de la Nación, para realizar las declaraciones efectuadas, cuando las mismas, como se puede observar carecen de fundamentos jurídico, pero es más preocupante aún, que se realizó por parte de funcionarios que carecían de cualquier grado de competencia”, argumentan.