A pesar de fallo, Fusagasugá votará una consulta minera

Foto Alianza Verde.

Fusagasugá, en Cundinamarca, se movilizó ayer luego del fallo de la Corte Constitucional en el que determina que las consultas populares que realicen las comunidades no pueden frenar proyectos mineros o de hidrocarburos en sus territorios.

“Debemos hacerla (la movilización), aunque ya sabíamos que esto era una crónica de una muerte anunciada”, le dijo a la Agencia Anadolu Francisco Barbosa, representante del Comité Todos por Fusagasugá, un colectivo conformado por movimientos estudiantiles, ambientalistas, sociedad civil, mujeres y líderes de las zonas rurales donde están las licencias ambientales, que se unieron en favor de la consulta minera.

Los organizadores estiman que unas 600 personas participaron en la jornada.

“Vamos a seguir adelante, porque después de ese concepto la Corte le da un plazo al Congreso de que reglamente en los próximos dos años el tema”, añadió el representante, quien enfatizó que “nada puede estar por encima de la decisión del pueblo”.

El motivo de la marcha es convocar a más personas para que voten No el próximo 21 de octubre en una consulta popular minera que se celebrará en este municipio, con el fin de proteger el páramo de Sumapaz, contiguo a Fusagasugá, y el ecosistema de este tipo más grande del mundo.

“Este páramo es como el termostato mundial, si es dañado el clima mundial se vería afectado. Además, produce más del 70% del agua que consumen los 8 millones de habitantes de Bogotá, sin contar la que se consume en buena parte de los Llanos orientales”, afirmó Barbosa.

El vocero añadió, que en los Gobiernos anteriores, especialmente entre 2006 y 2010, se firmaron muchas concesiones mineras. “De hecho el país está dividido en bloques mineros, de los cuales tres están en Fusagasugá. Entonces, lo que se quiere evitar es que se haga explotación minera de forma no tradicional, de extraer petróleo, el fracking”, indicó.

Francisco Barbosa explicó el riesgo de esta práctica haciendo una analogía con una naranja.

“Si usted toma una naranja y la parte superior de la misma está protegida, usted no puede sacar nada de su interior. Pero si inyecta una jeringa por debajo y le extrae todo el jugo, la parte de arriba se va a derrumbar. Eso es lo que quieren, utilizar el agua del nacedero, tan importante, para extraer el petróleo por medio del fracking”, detalló.

El último censo electoral estimó que son 140.000 los habitantes de Fusagasugá habilitados para votar y el umbral para pasar la consulta es de 33%, es decir, unas 35.000 personas. Pero los voceros del Comité aspiran a que se logren entre 40.000 o 50.000 votos.

Nuevamente, a pesar de la determinación del alto Tribunal, los pobladores de este pueblo cundinamarqués votarán.

Sin embargo, hay una situación de incertidumbre, pues no se sabe qué venga de aprobarse la consulta.

“Estamos en un limbo, porque con lo que dijo la Corte prácticamente no serviría de nada. Pero también es un precedente de que en el territorio no se quiere fracking. Además, el concepto de la Corte dice que el Estado decide en el subsuelo, pero nosotros tenemos la facultad de decidir sobre el suelo, y si ellos no pueden hacer los huecos, cómo van a extraer el subsuelo”, aseveró.