Las redes sociales afectan la forma en la que las personas se valoran

Pixabay
Experto en redes sociales dice que uno de los efectos negativos de estas plataformas es la pérdida del valor de vivir el "momento"

_________

La especialista en Psicóloga Clínica de la Asociación de Salud Mental de Turquía, Hatice Kubra Arslan, habló con la Agencia Anadolu acerca de los efectos de las redes sociales en los individuos y en la percepción de sí mismos en ese entorno.

"Ahora (las personas) se valoran de acuerdo al número de comentarios y "me gusta" que reciben. De hecho, tal vez un reflejo de nuestra necesidad de sentirnos valiosos e importantes es el uso tan popular de las redes sociales. Pero viene esta problemática a la mente: ¿Cómo los "me gusta" que obtengo a través de las redes sociales denotan el valor de mi vida? ¿Y cuán real se proyecta el 'yo y mi vida' en este medio? Además, estas vidas y valores proyectados también se pueden idealizar y algunas mentes pueden pensar: 'esta es la vida perfecta', lo que lleva a que las personas se vuelvan infelices e insaciables".

Arslan dijo que el uso de las redes sociales ha aumentado al mismo ritmo que el Internet se expande y que con su uso, el valor del momento se olvida y las personas se pierden esos momentos que viven en la búsqueda de tomar fotos o videos para compartirlos.

La especialista señaló que también puede ser un problema importante divulgar la vida privada de una manera tan abierta, "porque en las redes sociales puede haber personas que exploten esta situación".

"También llega esta pregunta a mi mente: si las personas revelan sus momentos más valiosos sin dudarlo, ¿qué tan conscientes son sobre la autoprotección y la autocompasión? Lo que no debemos olvidar es que los seres humanos somos muy valiosos. Primero tenemos que darnos cuenta de eso y luego sentirlo", agregó Arslan.

El experto en redes sociales Deniz Unay dijo que algunos de los efectos negativos de estas plataformas en las personas es la pérdida del valor de lo que se vive o del "momento" y el daño a los valores sociales.

Unay recordó que ahora las personas comparten en las redes cada momento de su vida privada: lo que comen, lo que beben, los lugares que recorren, su entorno familiar; y no saben o no le dan importancia a los problemas que pueden acarrear estas publicaciones. "Las personas por socializar utilizan estas plataformas para comunicarse con aquellos (parejas, amigos) de los que se han alejado en la vida real y luego de un tiempo empiezan a utilizar las redes frenéticamente para ganar "me gusta" y aceptación de los demás", puntualizó.

El experto advirtió sobre algunos extremos: "Vemos que las personas que comparten todo lo que hacen no paran ahí, se sienten con la necesidad de compartir los accidentes e incluso acontecimientos violentos o mortales, como por ejemplo peleas. El publicar "selfies" con familiares enfermos o fallecidos y que estas publicaciones sean bien recibidas es de por sí otro caso sociológico. En todos estos casos vemos que la única expectativa de la persona es recibir "me gusta". También hay que indicar que el individuo al hacer esto ignora totalmente los valores sociales".

Unay señaló que la mayoría de las publicaciones que se comparten son incompatibles con los valores sociales.

"Nuestros valores éticos se desarrollaron durante miles de años y son la base que mantiene a nuestra sociedad. Estos son ignorados muchas veces por el deseo de recibir algunos "me gusta" o satisfacer el ego provocando impactos negativos en la sociedad, especialmente en los niños, que son nuestro futuro. Esta situación no se puede suavizar al decir: "lo hacemos en las redes sociales, no en la vida real", porque el efecto de todo lo que existe hoy en el mundo virtual se convierte en un problema que enfrentamos en la vida social".

"Por ejemplo, una madre está con su hija y muere entre docenas de personas. ¿Qué hace la gente? Mirar, grabar y compartir. Es evidente que el reflejo en la vida real de nuestras publicaciones hechas irresponsablemente en el mundo virtual a veces puede ser muy doloroso", agregó Unay, al referirse al caso de Emine Bulut, una mujer que fue asesinada por su exesposo el pasado 18 de agosto en un restaurante en Turquía en frente de su propia hija y decenas de testigos que no intervinieron, en el que un testigo grabó y compartió el asesinato en las redes sociales.