Así pinta el futuro político para Robledo y Polo tras su divorcio

Foto: archivo ENS

El pasado fin de semana se formalizó el divorcio entre el Polo Democrático y el senador Jorge Robledo, una relación que se extendió por 14 años y que ahora llega a su fin bajo la figura prevista en la norma electoral de la escisión.

La decisión fue motivada por diferencias ideológicas de cara a los comicios del 2022. Ahora cómo se muestra el futuro para el Parlamentario que con la construcción de un movimiento buscará la Presidencia de la República, en esos comicios, y para el Polo que pierde a una de sus figuras más representativas y fuerte electoralmente.

El pasado sábado se reunió el V Congreso del Polo con carácter extraordinario para poner a consideración la petición que hizo semanas atrás un grupo de integrantes del Partido pertenecientes al Movimiento Obrero Independiente Revolucionario (MOIR), liderados por Robledo, de separarse bajo la figura de la escisión.



La gran mayoría de los delegados del Polo que intervinieron de forma virtual en este congreso aprobó la escisión del sector de Robledo.

“Con esta decisión tomada por el órgano competente y de acuerdo a las normas estatutarias de la colectividad, a partir de la fecha este grupo hace parte de una organización política distinta. El trámite de esta separación política y organizativa se ha dado por consenso, en condiciones cordiales y de reconocimiento mutuo”, señaló el Polo en un comunicado”.

Lo que viene

El sector que se fue del Polo está integrado por el senador Jorge Robledo; el representante a la Cámaras, Jorge Gómez Gallego; Gustavo Triana, quien se venía desempeñando como secretario general de la colectividad. Así como los siguientes que eran miembros del Comité Ejecutivo Nacional: Clara Cecilia Giraldo, Carlos Eduardo Naranjo, Francisco José Valderrama, José Fernando Ocampo, Enrique Daza Gamba, Elías Fonseca Cortina, Jazmín Romero y Carlos Mario acero.

Al igual que Alba Luz Pinilla, Angélica Riaño, Sara Abril, Laura Catalina Nava, Jaime Moreno y Aurelio Suárez Montoya, quienes eran suplentes del Comité Ejecutivo Nacional del Polo.

Ayer este sector elaboraba las actas de la reunión en donde se aprobó la escisión, con el fin de radicarlas ante el Consejo Nacional Electoral, lo que es más una formalidad porque fue una decisión autónoma de la colectividad. 



Otra cosa es que el sector que emigró del Polo va a solicitar al Consejo Nacional Electoral un reconocimiento como nueva organización política, petición que no tendrá pretensión sobre la personería jurídica del Polo, sus símbolos ni sobre su patrimonio.

La escisión en los partidos no ha sido reglamentada por el Congreso, a pesar de que está prevista en la Ley 1475 de 2011. No obstante este nuevo sector político partiendo de la base que la figura está prevista y superó el control de la Corte Constitucional, solicitará al Consejo Electoral una personería jurídica.

En cuanto a Jorge Robledo vale recordar que desde principios de este año lanzó su precandidatura presidencial al 2022, además con todas las posibilidades de ser el candidato del Polo porque el único que sobre el papel podría pelearle la nominación, el senador Iván Cepeda, no ha manifestado interés en ser candidato a este cargo en 2022.

Robledo quiso ser el candidato del Polo para las presidenciales de 2022, pero al final dio un paso al costado para apoyar la aspiración de Clara López. Ahora el Senador se presentaría en esos comicios a nombre del nuevo movimiento que está liderando en su conformación y trabajará, como lo ha manifestado, por la concreción de un gran pacto nacional que con fundamento en un programa y reglas de juego democráticas y sin exclusiones, pueda derrotar a los candidatos del continuismo.



En cuanto al Polo la partida de Robledo es un duro golpe porque es uno de los políticos más respetados del país y por ello era una de las caras de mostrar de la colectividad.

Sin embargo, lo más complicado es con él se van 226 mil votos que alcanzó en los pasados comicios parlamentarios, que le permitieron a esta formación política, no solo superar el umbral para mantener la personería jurídica, sino conseguir cinco senadores.

La segunda votación del Polo en la lista al Senado en 2018 fue el empresario Pedro Leónidas Gómez, con 84 mil votos, sin embargo este renunció al Congreso para aspirar en las elecciones de octubre pasado a la gobernación de Santander.

Ahora el reto del Polo será sumar en los próximos meses a sus filas liderazgos políticos con votos que le permitan superar el umbral en los comicios de 2022 para mantener la personería jurídica y no perder representación en el próximo Congreso, tarea nada fácil.

La posibilidad de traer a Pedro Leónidas Gómez al Polo estaría descartada porque, según conoció EL NUEVO SIGLO, tiene pensado sumarse al movimiento de Robledo.