‘El Dorado’, 25 años del disco que derrumbó las fronteras del rock

Foto Guillermo Torres

Aterciopelados, una de las bandas más importantes del género alternativo de Latinoamérica, este mes festeja el aniversario número 25 de El Dorado, el álbum considerado como uno de los más icónicos del rock en español. Una celebración que se da en medio de una pandemia que no da tregua, por lo que esta fiesta se aplazará.

Luego de la positiva experiencia lograda con su primer álbum, Con el Corazón en la mano, Aterciopelados recibió más apoyo por parte del sello BMG y se embarcó en la búsqueda de un mejorado sonido trabajando con ritmos autóctonos como la cumbia, el bolero, la balada rock y algo del sonido punk presente de su primer LP, esto se logró incorporando a Federico López como productor  quien viajó desde Medellín para las sesiones de grabación de las canciones que tenían preparadas Andrea y Héctor y  que se llevaron a cabo en el legendario estudio Audiovisión en Bogotá, entre octubre y diciembre de 1994.

Los músicos que participaron en este emblemático álbum fueron Andrea Echeverri, en la voz y guitarra Rítmica; Héctor Buitrago, en el bajo y coros; Andrés Giraldo, en la batería; Charlie Márquez, en la guitarra. También músicos colaboradores como Alejandro Duque, Alejandro Gómez-Cáceres, Gilbert Martínez, Willy Newball y Juan José Virviescas.

Un disco que para muchos, representó una ruptura de fronteras, es el caso del experto en música Nicolás Vallejo Cano: “El Dorado es un cancionero visionario que celebra nuestras muchas sangres y que, como metáfora, derrumba las tantas fronteras que nos separan como colombianos”.

El Dorado se lanzó en 1995 y de esta manera se fue develando una joya de la música colombiana, que evoca con su nombre la “leyenda del Dorado”, un fabuloso reino de oro, que buscaron infructuosamente los conquistadores y que en la canción que le da el título al Álbum, se sugiere que ese tesoro permanece aún entre sus fanáticos. Este fue su primer acercamiento a la espiritualidad y las raíces ancestrales de América que más adelante seguirían explorando en sus demás álbumes.

Por ese entonces surgía el canal MTV Latino, destinado a presentar la producción musical en español y a la difusión de estos nuevos géneros y bandas que se escuchaban desde Tijuana hasta la Patagonia.

El primero de los hits del Dorado en MTV y número uno en las radios de todo el continente fue Bolero falaz, en el que se escuchaba una mujer que cantaba acerca de una traición con un lenguaje jocoso e irónico cargada de colombianismos y que cerraba con la célebre frase “cagarse de risa”.

Su video, realizado por Rhayuela Films, mostraba a la banda y la poderosa imagen de Andrea con su guitarra de flores en el centro de Bogotá, acompañados de un paisaje urbano caótico y popular. El Bolero Falaz ha sido considerada la mejor canción de rock colombiano de todos los tiempos.

Otras canciones de gran repercusión fueron el latin rock de Candela, la ranchera rock de La Estaca, la callejera de Pilas o Siervo Sin Tierra que navega en los sonidos andinos e indígenas y que relatan la historia, reflejo de lo que aún sucede en Colombia, “de un campesino que no logra conseguir un trozo de tierra para cultivar y vivir en paz”.  Vendrían más éxitos con los sencillos de esta producción como Florecita rockera, que se convirtió el referente obligado del rock nacional y que hasta el presente su mensaje se asocia con un espíritu femenino libre y aguerrido.

La promoción del disco El Dorado les significó también un sin número de presentaciones con las que pasaron de lo local a lo global, permitiéndoles estar en las grandes ligas del rock latino de los 90s.

Es considerado por la crítica especializada como uno de los discos más importantes y emblemáticos en la historia del rock en español, apareciendo en lo alto de múltiples listados de los mejores álbumes latinos de todos los tiempos. 

La aceptación casi inmediata de este disco se reflejó a nivel comercial registrando ventas que actualmente superan las 400 mil copias en Colombia y 600 mil a nivel internacional, llegando a contar con ediciones diferentes para Estados Unidos, España, México y Argentina.

Hoy, 25 años después, las canciones de “El Dorado” siguen resonando en los oídos y corazones de una generación de latinoamericanos que lo recuerdan como banda sonora y como un registro musical de historias de Colombia.

La celebración de el Dorado 25 años aún está pendiente por la situación de emergencia de salud producida por el civid-19,  pero pronto se estarán anunciando las fechas  de esta gran conmemoración.