‘Estela’, los pasos de L’Explose que recuerdan a Tino Fernández

Foto cortesía

La bailarina Juliana Reyes reconstruirá los pasos del legado que dejó el maestro de danza Tino Fernández, fundador de la compañía L’Explose, con el estreno de Estela, una obra que plantea una reflexión sobre la vida y la muerte y con la que se rendirá homenaje al icónico artista.

La pieza, coproducción de L’Explose Danza con el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, se estrenará este miércoles en el Teatro Estudio, en una gala privada que seguirá las medidas del protocolo de bioseguridad del escenario que ya fueron aprobadas por los gobiernos Local y Nacional. Además se grabará para transmitirse próximamente en la plataforma del Teatro Mayor, Teatro Digital.

La idea de Estela surgió en el 2019, cuando el coreógrafo español Tino Fernández, fundador del grupo de danza contemporánea L’Explose, viajó a España a despedir a su padre. Ver el deterioro del cuerpo y la enfermedad motivó en él la necesidad de hablar del tránsito de la vida y la muerte como aquello inevitable que justifica toda nuestra existencia.

Pero, justo antes de empezar esta creación, Fernández falleció de forma sorpresiva en enero de este año, por un cáncer recién descubierto. La dramaturga Juliana Reyes, quien fue su compañera creativa por más de 22 años, decidió realizar esta creación en solitario, como un homenaje a él y a su vida creativa en común.

 “Vida y muerte dependen una de la otra y ocurren en un mismo lugar: el cuerpo. De allí surge la idea de crear esta pieza, cuyo título hace referencia, no sólo a un nombre femenino, sino a los múltiples significados que tiene esta palabra, como monumento conmemorativo o rastro y huella que deja algo al pasar”, afirmó la agrupación de danza.

Estela es interpretada por Sara Violeta Bello, una niña de 12 años y  Guentcy Armenta, una mujer de 71,  quienes habitan  la escena como una experiencia vital, finita e irrepetible, junto a  la también bailarina y asistente coreográfica  Ángela Bello.

L’Explose Danza  fue fundada por Fernández en París en 1991 y posteriormente se trasladó a Bogotá, donde realiza su trabajo de creación, investigación y difusión artística. Los espectáculos del grupo se han presentado en importantes teatros y festivales de Europa, Asia y América Latina.  Los reconocimientos nacionales e internacionales recibidos, como el Premio del Público al Mejor Espectáculo del Festival de Almada (Portugal), el Premio Nacional de Danza en Colombia y el Premio al Mejor Espectáculo de la Feria Internacional de Teatro y Danza de Huesca (España) en dos oportunidades, la han ubicado como una de las agrupaciones de danza más importantes de Latinoamérica. Tras el fallecimiento de Fernández, Juliana Reyes fue nombrada directora artística de la compañía.