A la cárcel Miguel Parra, señalado de atacar con un hacha a su pareja

Foto cortesía

Por orden de la jueza 68 de control de garantías de Bogotá, Miguel Camilo Parra, quien es señalado de atacar con un hacha a Ángela Ferro, su pareja sentimental, deberá ir a la cárcel por estos hechos registrados el pasado 16 de octubre en el barrio El Redil en la localidad de Usaquén, Bogotá. 

En el fallo, la funcionaria judicial determinó que este hombre es un peligro para la sociedad y que no se le podía otorgar la detención domiciliaria debido al riesgo de fuga que existe. Asimismo, consideró que se deben tomar medidas para evitar que Parra tenga cualquier tipo de contacto con la víctima con el fin de evitar que esta la amenace o la vuelva a agredir. 



Además, la juez también desestimó los argumentos de la defensa de Parra quien señaló que su cliente tenía el deseo entregarse a las autoridades y no se estaba escondiendo en la finca de un familiar ubicada en Fusagasugá como lo expuso la Fiscalía General, entidad que le imputó el delito de tentativa de feminicidio agravado el cual no aceptó. 

Entre el material probatorio y recolección de testimonio, el ente acusador reveló que el hombre agredió a su pareja después de ella le manifestara su deseo de terminar con la relación sentimental, decisión que había tomado después de los repetidos ataques verbales e incluso físicos y por haber intimidado en varias oportunidades a su hijo.

De hecho, el fiscal del caso aseguró que el menor entregó detalles de las actitudes violentas de Parra hacía su mamá, así como los celos excesivos que lo llevaron a prohibirle que se viera con sus amigos y familiares. 

En ese orden de ideas, Ferro había tomado la determinación de separarse de Parra y dejar la vivienda que compartía con él, lo cuál le comunicó el pasado 16 de octubre cuando se registraron los hechos que derivaron en las agresiones con hacha que le propinó este hombre a la víctima. 

Finalmente, Ferro sobrevivió a la gravedad de las heridas gracias al llamado que hizo su hijo de 12 años a algunos amigos cercanos quienes alertaron a las autoridades y así pudieron trasladarla rápidamente a la Clínica Cardio Infantil, donde fue dada de alta hace pocos días pero deberá cumplir con 60 días de incapacidad.