Brasil: sede de Petrobras, posible blanco de corrupción

AFP

La policía y la Fiscalía de Brasil lanzaron el viernes una nueva fase de la operación Lava Jato para investigar sobrecostos y pago de sobornos en la construcción de una sede de la estatal Petrobras en Bahía (noreste).

"Las investigaciones apuntan que la construcción de las instalaciones para la nueva sede de Petrobras en Salvador, Bahía, y los contratos para gerenciar la construcción, la elaboración de proyectos de arquitectura y de ingeniería fueron sobrefacturados y destinados a hacer viable el pago de ventajas indebidas para agentes públicos de Petrobras y del fondo de pensiones Petros", dijo la Policía en un comunicado.

La 56ª fase de la operación anticorrupción Lava Jato determinó 68 órdenes de búsqueda, ocho de prisión preventiva y 14 de prisión temporal en cuatro estados de Brasil e investiga corrupción activa y pasiva, gestión fraudulenta de fondos de pensión, lavado de dinero y organización criminal.

Entre los detenidos temporales figura Marice Correa, cuñada del extesorero del Partido de los Trabajadores (PT) Joao Vaccari. También pesan órdenes contra funcionarios de Petrobras y del fondo de pensiones Petros, así como ejecutivos de OAS y Odebrecht, empresas involucradas en el caso y ya investigadas por la Lava Jato, informó la Fiscalía. 

Las irregularidades se registraron entre 2009 y 2016, después de que la investigación Lava Jato ya tenía dos años de haberse iniciado. El PT gobernó Brasil entre 2003 y 2016, con los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva (preso en Curitiba en el marco de la Lava Jato) y Dilma Rousseff, destituida en 2016 acusada de ilícitos fiscales.

La construcción de la sede de Petrobras en Bahía, llamada Torre Pituba, estaba a cargo del fondo de pensiones Petros, que, una vez terminada, alquilaría a la estatal por un período de 30 años.

 

- "Persecución política" -

Según la Fiscalía, hubo ilícitos en el proceso de contratación de constructoras, sobrefacturación en los precios de construcción y pagos indebidos que derivaban en sobornos para funcionarios de Petrobras y Petros. El comunicado también apunta que el PT recibió un porcentaje de estos pagos que llegaron como donaciones.

El PT respondió a las acusaciones denunciando una "persecución política". 

"De nuevo la Lava Jato acusa sin pruebas al PT e intenta criminalizar donaciones electorales hechas dentro de la ley. El combate a la corrupción exige seriedad de investigadores y jueces. No se puede continuar funcionando como espectáculo de la prensa y persecución política", indicó la agrupación.

El lucro ilícito ronda los 68,3 millones de reales (17,8 millones de dólares al cambio actual), representando casi un 10% del valor total de la obra, precisó la fiscalía. Era facturado como monto de la construcción perjudicando a Petrobras, que financiaba el proyecto.

Adicionalmente, una vez construida la sede también hubo sobrefacturación en los valores de alquiler pagado por Petrobras.

"La osadía es impresionante. Hubo pagos de sobornos en 2015 y 2016, siguieron incluso después que avanzaba la operación Lava Jato", dijo la fiscal Isabel Groba Vieira en rueda de prensa este viernes.

Las personas que fueron detenidas preventivamente están siendo trasladados a Curitiba (sur), sede de la operación Lava Jato.