Off the record

Foto archivo El Nuevo Siglo

Movida de Uribe

 

El hecho de que el senador y expresidente Álvaro Uribe empezara a sugerir posibles nombres del Centro Democrático para competir por la Alcaldía de Bogotá (así se lo pidió al parlamentario Samuel Hoyos) tuvo muchos ecos ayer en el escenario político capitalino. Por ejemplo, en el Concejo de Bogotá la afirmación del exmandatario fue leída por varios cabildantes como una evidencia de que Uribe estaría creyendo que no cuajarían las aspiraciones de otros alfiles uribistas como los concejales Ángela Garzón y Diego Molano. “…Cuando el rey midas de un partido empieza a pensar en nombres que no estaban en el sonajero, es claro que significa que las cartas que ha lanzado salieron muy bajas en la encuesta del martes pasado, no estarían cuajando como se esperaba”, dijo una alta fuente del Concejo. Dicha encuesta, como se sabe, es encabezada por la exsenadora Claudia López, con segundo lugar del exsenador Antonio Navarro, ambos de la Alianza Verde.

 

Rodríguez fue el más votado

 

Paradójicamente hubo voces que indicaron que resultaba sorpresivo el guiño que hiciera el expresidente a Hoyos, quien ayer confirmó la noticia, indicando que "…de manera muy generosa Álvaro Uribe me pidió que fuera el candidato del Centro Democrático para la Alcaldía de Bogotá". El parlamentario (columnista de EL NUEVO SIGLO) agregó que “vamos a buscar cuál es la mejor opción para los bogotanos y para el Centro Democrático”. La sorpresa en las toldas uribistas se dio porque el respaldo a Hoyos no refleja lo que pasó en las elecciones parlamentarias de marzo pasado, en donde la lista uribista a la Cámara por Bogotá resultó ser la más votada, con más de 470.000 sufragios, pero teniendo a Edward Rodríguez con un respaldo sin antecedentes de más de 104.000 votos, mientras que Hoyos  estuvo por encima de los 40.000. La plancha de elegidos la completaron José Jaime Uscátegui, Gabriel Santos y Enrique Cabrales.

 

Una lucha fallida

 

Como se sabe, el uribismo siempre ha perdido en sus lances por la Alcaldía de Bogotá. En los dos mandatos presidenciales del hoy Senador, el cargo recayó en la izquierda y luego perdió cuando apoyó a Peñalosa frente a Petro, y en 2015 cuando ganó el primero y el aspirante uribista era el exvicepresidente Francisco Santos. Este último sonaba en los últimos meses como listo para volver a lanzarse al agua en 2019, pero sorpresivamente fue nombrado por el presidente Duque en la Embajada de Colombia en Estados Unidos. También se había dicho en las toldas del uribismo que el excandidato presidencial Óscar Iván Zuluaga sería una carta fuerte de ese partido al Palacio Liévano, pero no se ha confirmado nada al respecto.

 

“Chismes de la oposición”

 

Un senador del Centro Democrático le dijo a un periodista de EL NUEVO SIGLO que “literalmente son chismes de la oposición” las versiones que vienen circulando en torno a que la Casa de Nariño y la colectividad uribista estaban haciendo una “puesta en escena” alrededor de las contradicciones que se ha dado entre el presidente Iván Duque y el llamado partido de gobierno. De acuerdo con el congresista uribista, cuyo nombre se omite por la informalidad de la conversación, hay en el Polo, los verdes, Farc y otras facciones dirigentes “más papistas que el Papa”, en relación a que quieren interpretar las opiniones y posturas del senador y expresidente Álvaro Uribe y las del Jefe de Estado, buscando “crear la sensación” de que no hay diferencias de criterio entre las partes, cuando sí las hay y “son totalmente normales”, como ocurre con otros partidos de la coalición oficialista.