María Camila Osorio sigue imparable

Foto archivo El Nuevo Siglo

Una nueva victoria conquistó la tenista cucuteña María Camila Osorio, en la Copa LP Chile W60 Colina, torneo del ITF World Tennis Tour, que repartirá 60 mil dólares en premios más puntos para el ranquin de la WTA, y que se lleva a cabo en la Hacienda Chicuero, ubicada en la zona metropolitana de Santiago de Chile.

La ganadora del US Open juvenil tiene como meta ser la número uno del mundo ya en la máxima categoría y aunque necesitará muchas más victorias y títulos, en cada partido que disputa demuestra que con paciencia y mucho trabajo lo puede lograr.

Por ahora la tenista, que forma parte del programa Talentos Deportivos de Postobón, ya dio un primer gran paso al aparecer entre las mejores 200 de la clasificación de WTA. Osorio ocupa esta semana la casilla 186.

 La colombiana, segunda favorita al título del certamen, superó a la raqueta local, Ivania Martinich, en dos sets, con parciales de 7-5 y 6-1, en 1 hora y 17 minutos de partido.

Este resultado le permitió a la cucuteña avanzar a la segunda ronda del torneo, en la que se enfrentará a la antioqueña Emiliana Arango, quien se clasificó al cuadro principal desde la qualy, y que venció en 2 horas y 18 minutos a la argentina Nadia Podoroska, con parciales de 4-6, 6-3 y 6-3.

Este es el segundo enfrentamiento entre las tenistas colombianas en torneos ITF, tras el partido que jugaron en la final del Suramericano Juvenil de Mar del Plata, Argentina, Grado B1, disputado en febrero de 2017, y que favoreció a Arango por 6-2 y 7-6 (6).

La cucuteña ha acumulado 41 victorias a lo largo del 2019, de las cuales 35 han sido en torneos profesionales.

La cucuteña, de  17 años de edad, aparte de ser la campeona del US Open Juvenil 2019, ha ganado torneos como el W25 de Guayaquil, en agosto de 2019 y llegado a la semifinal en Roland Garros Juvenil 2019 y del US Open Juvenil 2018; subcampeona del ITF Juniors Masters 2018; medalla de plata en dobles mixtos y de bronce en individual, en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018; plata en dobles femenino y Oro en la Copa de Naciones femenina de los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018; campeona de la Copa Paneiras; el Banana Bowl; el Asunción Bowl; la Copa del Café y la Copa Barranquilla, en la temporada 2018 y oro en sencillos y en dobles mixtos, y plata en dobles femenino, en los Juegos Suramericanos de la Juventud Santiago 2017.

De la categoría juvenil se despidió como la tenista número 4 del mundo y aunque hay quienes aseguran que las campeonas del US Open no han llegado muy lejos a nivel profesional, la cucuteña se tiene fe.

“La verdad estoy muy contenta por los resultados que he obtenido hasta ahora, igual creo que apenas es el comienzo. Agradecida con Dios porque Él es quien me ha dado todo esto, con Sanitas por el apoyo que me han brindado, con Alejo (Falla) también estoy agradecida porque él ha sido parte de este proceso y todo esto ha sido gracias al trabajo que venimos haciendo. Ahora sigo enfocada en los siguientes retos”, dijo recientemente.

Reconoció que el tener a Alejandro Falla como su entrenador le ha aportado mucho en el sentido de que él ya ha vivido todo esto, así que sabe lo que hay que hacer y lo que no; me ha enseñado a ser más profesional tanto fuera como dentro de la cancha. Eso me ha ayudado a estar muy enfocada.

Las victorias no la han hecho creer que ya tiene agarrado el cielo con las manos, sino que por el contrario, reconoce que “esto apenas es el comienzo, es un paso en el camino. En la etapa juvenil me ha ido muy bien, pero lo verdadero se va a ver ahora en el profesionalismo”.

Por ello en sus planes continúan los torneos de su categoría. “Voy a jugar los Grand Slam Junior, pero solo Roland Garros, Wimbledon y el US Open, porque creo que al Abierto de Australia no iré y de resto voy a jugar profesional. Mi idea es buscar la transición al profesionalismo para enfocarme en esto y tener la posibilidad de ascender en el ranquin”.

“Sé que va a ser muy difícil, no es como que voy a llegar y ganarme todos los torneos. Va a ser un cambio muy grande de pasar de torneos juniors, donde juegas con chicas de tu edad, a tener que enfrentarte con mujeres con experiencia y eso puede llegar a ser duro. Pero con la ayuda de Dios y confiando en el trabajo que venimos haciendo, esperamos pasar esa etapa rápido”, señala la cucuteña.

¿Cuál es el mayor sueño de Camila Osorio? “Ser la número 1 en la WTA y ganar Grand Slam, cualquiera, todos… Yo quiero hacer historia, quiero dejar el nombre de Colombia y de mi ciudad en alto; demostrar que no importa de dónde vengas o quien seas, lo que tengas o lo que no, si estás de la mano de Dios todo se puede y que si uno lucha y trabaja todo lo puede lograr”.

Por ahora es claro que Colombia cuenta con una tenista de gran calidad y que uno de los deportes que más desarrollo ha tenido en los últimos años, es el tenis. Osorio número 4 entre los Juniors y 186 entre los profesionales y camino a mejorar esa posición en la medida que gane torneos.

Unido a ello, está la pareja número uno a nivel orbital. Juan Sebastián Cabal y Robert Farah, con dos torneos de élite en su haber, ahora se aprestan a jugar el Torneo de Maestros en Londres y representarán al país en la Copa Davis en España.