A punto de decidirse única silla sin titular fijo de nuevo Concejo

Foto cortesía Concejo de Bogota
El concejal de Cambio Radical, César García, podría perder su puesto en el Cabildo Distrital y pasaría a ocuparlo Susana Muhamad

______________

El Consejo Nacional Electoral (CNE) está estudiando adónde se irá la curul número 44 del Concejo de Bogotá: podría quedarse en Cambio Radical, en cuyo caso el concejal César García mantendría su silla por cuatro años más, o podría desplazarse al partido Colombia Humana, lo que incluiría en la lista de concejales para el periodo 2020-2023 a Susana Muhamad, quien se desempeñó como secretaria de Ambiente durante la Administración de Gustavo Petro.

De acuerdo con el preconteo que hizo la Registraduría el día de las elecciones regionales, Cambio Radical obtuvo 237.628 votos, pero en el conteo efectuado por las comisiones escrutadoras durante las semanas posteriores al 27 de octubre, ese número varió de manera sustancial porque perdió 2.000 votos, y Colombia Humana recuperó otros 6.000 sufragios.

Con estas nuevas cifras, Cambio Radical perdería otra curul más (pasó de tener nueve sillas a quedar con cinco y ahora podría quedar con cuatro) y Colombia Humana, partido que triplicó su representación pasando de tener un solo concejal (Hollman Morris) a tener tres sillas, todas ocupadas por mujeres, tendría una concejala más.  

 

Decisión del CNE

Ante este panorama, ¿en qué punto está la disputa por la silla al Concejo? Pues bien, frente a esta variación en los votos, ambos partidos presentaron reclamaciones ante el CNE, y alguno de los magistrados tendrá que presentar ponencia en relación con el tema.

“Durante esta semana llegaron esas impugnaciones aquí al Consejo Nacional Electoral. Ya se repartió a uno de los magistrados ponentes para que él haga el estudio correspondiente y el plazo depende de ese estudio”, precisó el Presidente del CNE, quien aclaró que el Consejo tiene hasta el 31 de diciembre para resolver esta situación, “pero la ley no establece plazos en este sentido”.

Adicionalmente, Penagos, quien dijo que el tema está en reclamaciones y hasta que el CNE no resuelva el tema es impreciso decir quien pierde y quien entra, puntualizó que esta es una situación muy frecuente que se presenta en todas las elecciones.

“Si usted revisa los escrutinios pasados, también hubo discusión por las últimas curules entre los diferentes partidos y no es una anormalidad. Casi que, consuetudinariamente en Bogotá, la constante es que las últimas curules han sido muy disputadas y se han presentado una serie de cruces jurídicos y de reclamaciones. No es un hecho anormal. Casi que cada cuatro años hay discusiones muy fuertes, primero porque los partidos reclaman votos, y segundo, porque las distancias a veces entre los candidatos son pequeñas, sobre todo en los que están al finalizar la lista, los últimos para entrar”.

La denuncia de Cambio Radical

El pasado viernes 15 de noviembre Cambio Radical denunció presuntas irregularidades ante la Comisión Escrutadora Distrital, entidad a la que le refirieron la desaparición de votos que se reportan en el formulario E14, que no figuran en el E24 y exigieron garantías para su partido.

A este respecto, el concejal que perdería su silla, César García, comenzó por aclararle a EL NUEVO SIGLO, que ellos denunciaron que la Comisión Distrital Escrutadora incumplió lo que establece la Resolución 1706 expedida por el Consejo Nacional Electoral, “que en su artículo cuarto dice que en cada una de las comisiones escrutadoras se leerán la totalidad de los datos y posterior a esa lectura los partidos tendrán 24 horas para presentar las respectivas reclamaciones. La Comisión no cumplió con esa resolución. Iban leyendo localidad por localidad e iban dando las 24 horas. Nosotros observamos este proceder y cuando presentamos nuestras reclamaciones ya iban como 10 localidades y por ello alegaron que algunas de nuestras reclamaciones eran extemporáneas”.

Ante esta situación, Cambio Radical adoptó una estrategia jurídica denominada saneamiento electoral y que de acuerdo con el concejal lo único que la misma pide es conocer los datos del pre conteo porque “hay unos votos que le pertenecen a Cambio Radical que no se le están reconociendo. Cuando nosotros optamos por esa estrategia jurídica, la señora Muhamad salió a decir que era una estrategia abiertamente ilegal y extemporánea, Cambio Radical le quiere arrebatar las elecciones a ellos porque cada día les aparecían una cantidad de votos importantes”.

Posteriormente dicha estrategia fue negada por la Comisión Distrital Escrutadora, el partido la apeló y llegó a la Comisión General de Escrutinio (conformada por dos delegados nombrados por el CNE y los secretarios son los registradores distritales). Según García, los delegados no se pusieron de acuerdo y por eso el tema llegó al CNE.

“Lo peor fue que en la Comisión General, cuando ya se había resuelto que los delegados no se pusieron de acuerdo y que por tal razón este proceso se iba al CNE, la delegada Yelinda Rincón, ya habiendo leído la resolución, y dice: ‘Un momento, Colombia Humana va a radicar un derecho de petición’. Mis abogados se dan cuenta que no es un derecho de petición sino otro saneamiento electoral solicitado por ellos, cuando decían que no era legal”, aclaró el concejal, quien añadió que le preocupaba mucho que “Colombia Humana levanta una piedra y le sale un voto”.

 

La posición de Colombia Humana

Por su parte, la vocera y cabeza de lista de los concejales de Colombia Humana, Ana Teresa Bernal, le dijo a este Diario que tanto ella como las otras dos concejalas que trabajarán durante los próximos cuatro años en el Concejo de Bogotá, esperan que se haga justicia, que haya legalidad en el proceso, “y que la curul que nosotros ganamos se respete”.

De acuerdo con ella, su partido hizo todo el ejercicio del escrutinio durante 25 días, en los que estuvieron pendientes de cómo se desenvolvían los diferentes conteos y reconteos de los votos.

“En ese ejercicio nosotros logramos recuperar 6.000 votos y hasta el último momento, estando muy pendientes y haciendo las reclamaciones a tiempo de los votos que no estaban contabilizados. Fueron recibidos por la Registraduria, por las comisiones, y nosotros el día que se cerró teníamos ganada la curul”, puntualizó Bernal.

Posteriormente explicó que tras el cierre del ejercicio apareció Cambio Radical con un paquete de  reclamaciones, “pero lo hicieron después de que se había cerrado el ejercicio del escrutinio. Nos pareció muy raro, porque ellos tuvieron al igual que todos los partidos la oportunidad de hacerlas en el marco del escrutinio. Pero después del mismo aparecieron con otras reclamaciones”.

Finalmente, la concejala electa argumentó que de acuerdo con ellos esto es una legalidad “y deben respetarse los términos en los que se estableció el escrutinio y las fechas en las que se hacían las reclamaciones”.