La ‘Silla Vacía’, un fenómeno imparable en el Congreso

Diana Rubiano ENS

En el último periodo legislativo, la Mesa Directiva del Congreso ha decretado la figura constitucional de la ‘Silla Vacía’ a tres senadores y tres representantes a la Cámara, debido a sus investigaciones que adelantan las autoridades judiciales.

Vale recordar que esta figura está contemplada en el acto legislativo 02 de 2015, así como en el inciso dos del artículo 134 de la Constitución Política, que castiga a los partidos y movimientos políticos cuyos militantes hayan incurrido en delitos contra la administración pública.

Por el lado del Senado se encuentran Aída Merlano, Eduardo Pulgar y Richard Aguilar. Mientras que en la Cámara han establecido la figura para Jesús Santrich, Jimmy Díaz y el más reciente, Edwin Ballesteros.

Los casos de Silla Vacía

En cuanto a Senado, la primera congresista a la que le aplicaron esta normativa fue a la conservadora Aída Merlano, quien fue notificada el 24 de julio de 2020, luego de que la Corte Suprema de Justicia la condenara a 11 años de prisión por los delitos contra el sufragio, tras una investigación de las autoridades que inició en marzo de 2018. En su reemplazo, ingresó Soledad Tamayo, quien seguía en la lista de senadores de las pasadas elecciones legislativas, y fue posesionada en mayo de 2019.

En segundo lugar se encuentra el senador del Partido de La U, Eduardo Pulgar, por cuanto la Comisión de Ética de Senado ordenó la suspensión de su curul en diciembre de 2020, después de que la Corte Suprema de Justicia ordenara su captura por una posible configuración de tráfico de influencias durante su tiempo en el cargo. Dos meses después, Pulgar radicó su renuncia al Congreso, la cual fue aceptada, y ahí se decretó la Silla Vacía.

El más reciente caso en el Senado se registró con el congresista Richard Aguilar (Cambio Radical), aunque esta colectividad presentó una tutela para que la curul sea cedida al siguiente en la lista de elegidos por la colectividad en las elecciones de 2018. Sin embargo, la medida fue negada por la orden de captura que emitió la Corte Suprema de Justicia contra el legislador, por su presunta participación en hechos de corrupción cuando fue gobernador del departamento de Santander. Cabe mencionar que Aguilar también renunció al Congreso.


Le puede interesar: Quitar Farc de la lista negra pondría en riesgo a Colombia: Rubio


De otro lado, la Cámara de Representantes también ha registrado casos de Silla Vacía. El primero se dio al excongresista del Partido Comunes, Jesús Santrich, en diciembre del 2019, luego de que la Corte Suprema de Justicia ratificara la medida de aseguramiento por narcotráfico, hecho que violaría lo pactado en el acuerdo de La Habana.

Seguidamente, esta figura también se le aplicó al representante por Putumayo Jimmy Díaz (Partido Conservador), tras ser imputado con medida de aseguramiento en centro carcelario por los delitos contra el medio ambiente, en diciembre de 2020. Cabe recordar que después de culminar la sesión del 23 de septiembre de ese año, miembros de la Fiscalía lo capturaron.

Finalmente, la mesa directiva del Congreso aplicó la silla vacía para la bancada del Centro Democrático, tras la renuncia del representante Edwin Ballesteros, quien está siendo investigado por presuntos hechos de corrupción durante su paso por la Gobernación de Santander cuando ejercía Richard Aguilar.

“La Corte Suprema de Justicia le contestó a la corporación que en el momento en que el expediente del señor Edwin Ballesteros fue trasladado a la Fiscalía General, existía ya una vinculación formal al proceso en el cual se lleva a cabo un procedimiento judicial en su contra. Estando vinculado, es claro que se produce la silla vacía”, se lee en la resolución del Congreso.

Qué dice la norma

Según el artículo 134 de la Constitución, los miembros de corporaciones de elección popular podrán ser reemplazados en casos de faltas temporales o absolutas, a menos que sean condenados por delitos relacionados con grupos armados ilegales, actividades de narcotráfico, contra la administración pública y la participación política y lesa humanidad.

Además, contempla que esto ocurra cuando el procesado por estos delitos renuncie a su cargo o enfrente detención preventiva, por lo que esta curul no puede ser ocupada por nadie más. Actualmente, el Congreso está dividido en 105 senadores y 168 representantes.