Avanza proyecto para facilitar procesos de divorcio

Se abre paso en el Congreso la posibilidad que una pareja pueda divorciarse a petición de una sola de las partes, luego de aprobarse en primer debate el proyecto de ley pretende ajustar el Código Civil modificando las disposiciones relacionadas con el régimen del divorcio y sus consecuencias jurídicas y económicas.

Con 19 votos a favor, la Comisión Primera de la Cámara le dio visto bueno al proyecto que incentiva los divorcios de mutuo acuerdo, que ya están regulados, y que se puedan hacer mediante un trámite muy sencillo y rápido ante un notario público.

Se trata del proyecto número 408 de 2020 Cámara, “por medio de la cual se eliminan las causales dentro de los procesos de divorcio, cesación de efectos civiles del matrimonio religioso, separación de cuerpos y se dictan otras disposiciones”, radicado el 10 de septiembre por los representantes Katherine Miranda (Alianza Verde), Julián Peinado (Partido Liberal) y Juan Fernando Reyes (Partido Liberal).

“Hay algo que es innegable: muchos matrimonios afrontan crisis insuperables y los cónyuges requieren de mecanismos idóneos y eficientes para reestablecer sus vidas familiares y afectivas, al menor costo posible en términos de dinero, emociones y tiempo”, explicó la representante Miranda.

En varias ocasiones, en Colombia, la Corte Constitucional ha exhortado al Congreso a revisar nuevamente el tema, lo ha hecho cuando ha tenido que decidir en demandas de inconstitucionalidad sobre los artículos que regulan el divorcio en el Código Civil.

“Es necesario que, quienes se quieran divorciar de su pareja, no tengan que acudir a un juez a demostrar, por ejemplo, que le fueron infiel, sino que el aparato judicial se ocupe únicamente de lo realmente importante como los efectos del divorcio en cuanto a cuidado y manutención de los hijos, los bienes, etc”, puntualizó Miranda.

Según la exposición de motivos del proyecto que pasa ahora a la plenaria de la Cámara para su segundo debate, “las disposiciones normativas vigentes sobre el divorcio están en contravía de los mandatos constitucionales de dignidad humana y libre desarrollo de la personalidad, toda vez que se basan en el concepto de culpabilidad y en estereotipos de lo que debería ser la institución del matrimonio y, en unas causales taxativas para la terminación del vínculo jurídico matrimonial que no contemplan la manifestación unilateral de la voluntad de uno de los cónyuges como razón suficiente para la solicitud del divorcio”.