El Censo: ¿Somos más, o menos?

Foto cortesía

Los resultados del Censo Nacional tienen confundidos a los colombianos. Mientras en este somos 45.500.000 habitantes (censo ajustado preliminarmente), con el 99,8% de los hogares del país censados, en el censo de 2005 éramos 42.888.592 colombianos (censo ajustado).

Es decir, una diferencia de 2.611.471 habitantes más en 13 años. En promedio aritmético daría un incremento de 200.882 habitantes más por año, lo cual es bien distinto a los resultados de las proyecciones que venía haciendo el DANE según las cuales, para el 30 de junio de 2018, Colombia tendría una población de 49.823.517 (reloj poblacional).

Esta cifra representa una diferencia de 6.934.925 con respecto al de 2005 –que en promedio aritmético anual sería 533.455 habitantes por año–. Más del doble del crecimiento registrado en el actual censo.

Estas proyecciones se hicieron teniendo en cuenta las tasas de crecimiento poblacional corregidas o ajustadas hasta 2013, a partir de los resultados del censo de 2005. Es decir, no se corrigieron las tasas de crecimiento del reloj poblacional.

Reclamos

Otro elemento es que todavía en las regiones se presentan reclamos. Por ejemplo, en Cali el próximo martes y durante 12 días el DANE todavía estará censando a los caleños que por algún motivo no participaron en la jornada nacional.

Como se recordará, los datos preliminares del censo 2018 indicaron que Cali tiene solo 1,9 millones de habitantes, cuando se esperaba una población de 2,4 millones, de acuerdo con las proyecciones que manejaba la misma entidad.

Asimismo, se reportó una población de 3,9 millones para el departamento del Valle, es decir 800.000 ciudadanos menos de lo esperado.

En su momento el director del DANE, Juan Daniel Oviedo, dijo que el censo en esta región presentó algunas dificultades, por lo que “vamos a revisar con un comité de expertos demográficos lo sucedido para responderles a los caleños”.

Sin embargo, la Gobernadora del Valle y la Alcaldía de Cali mostraron su desacuerdo con los datos encontrados y pidieron una revisión.

“Luego de participar en unas mesas de trabajo con Planeación Nacional y el DANE se determinó hacer unos operativos para revisar las cifras y se montó un plan de seguimiento de control a la cobertura del censo que arranca en Cali este lunes”, dijo María Victoria Machado, directora de Hacienda del Valle.

En Bogotá

También en Bogotá, el secretario de Planeación Distrital, Andrés Ortiz, dijo que “tenemos muchas dudas y estamos en ese proceso de aclaración con el DANE porque según ese dato el censo de 2005 dio para Bogotá, después de los ajustes de verificación, 6.840.0000 personas y este, si llegara a confirmar el DANE, 7.150.000. Significa que Bogotá hubiera crecido 310.000 habitantes”.

Añadió Ortiz, que “como las cifras que tenemos y las proyecciones siempre han sido las que establece el DANE, pues tenemos muchas preguntas que surgen de la confrontación de esta cifra con diferentes datos administrativos, que no son discutibles porque son registrados en diferentes entidades”.

En este sentido, el Secretario de Planeación Distrital dio cuatro ejemplos, el primero de ellos sobre población. “Está registrado en estos años 2005-2018 el nacimiento de 1.494.000 personas y también registrado en la ciudad la defunción de 401.000. O sea solo el saldo vegetativo de la ciudad es de 1.100.000 habitantes prácticamente. Y el mismo DANE dice que la migración neta, o sea inmigración menos migración, para Bogotá es el 32% del nacional, que da cerca de 300.000. Entonces por ese lado tendríamos 1.400.000 habitantes”.

El costo

Por su parte Oviedo admite que está asumiendo el costo político por los resultados del censo, pero pide esperar a la evaluación que hará la comisión de expertos.

Sobre las diferencias dijo que “todos decíamos que según el reloj poblacional en 2018 seríamos 50 millones de habitantes, porque esa proyección se hizo con base en unos supuestos oficiales hace 13 años cuando debió ser para 10. Las proyecciones demográficas con base en el censo de 2005 no reconocieron muchas cosas que han pasado en el país en los últimos 13 años: las estrategias de mitigación de la pobreza, de inclusión laboral, de consolidación de la clase media, gracias a la bonanza petrolera entre 2008 y 2014. Y cuando eso sucede es un país que no crece tanto desde la perspectiva poblacional”.

Sobre las proyecciones sostuvo que “esas proyecciones nos llevaron a una senda de crecimiento que no pudo ser el reflejo de la realidad social y demográfica que iba sucediendo en el día a día del país. Y pues simplemente tenemos un descache muy fuerte que lo vamos a someter a evaluación, normalmente en América Latina los descaches censales son del 5,7%, del 6%”.

Sobre el costo del censo sostuvo que “es difícil de explicar, pero creo que las diferencias son reflexiones metodológicas con expertos que hemos hecho. Los censos son muy costosos. Este costó $410.000 millones y se hizo con un retraso de 10 años. Entonces el descache es mucho más fuerte, es mucho más difícil de explicar”.

Sobre la metodología que se empleó dijo que “no podemos decir que la metodología fue mala, fue la mejor posible para las perspectivas que teníamos en 2005, cuando todavía no teníamos esas proyecciones económicas de hoy”.

Sobre lo que pasó en la capital del país, el Director del DANE explicó que “en Bogotá lo que más ha crecido es la población flotante que no podemos medir. Antes de tener un contrapunteo muy fuerte con la Administración de Bogotá, pediría que esperemos los datos de municipios ‘dormitorios’ pequeños como Madrid, Mosquera, Funza, etc. La discusión debe darse es sobre el área metropolitana de Bogotá”.