El objetivo de Bogotá será cero emisiones para 2040

Foto cortesía.

Este martes se aprobaron en primer debate los proyectos acumulados 441 y 422 de 2018 por medio del cual se establecen lineamientos generales para la compra de vehículos motorizados por parte del Distrito y sus dependencias y se adoptan medidas para la promoción y masificación de la movilidad eléctrica y demás tecnologías cero emisiones en Bogotá.

La Concejal María Fernanda Rojas, autora principal del proyecto 441 y coautora del proyecto 422 explicó que el Proyecto de Acuerdo busca que el Distrito no pueda comprar vehículos diésel livianos (menos de 4000 Kgr) a partir del 2020 y que a partir de 2030 todos los vehículos propiedad del Distrito sean eléctricos. Así se comenzaría a desincentivar el uso del diésel, se trazaría una hoja de ruta para que Bogotá tenga cero emisiones móviles para el año 2040 y mejorar la calidad del aire en la ciudad.

El Acuerdo apoyado por otras bancadas en el Concejo y que será debatido en Plenaria, también establece que a partir del año 2025 todos los buses que entren a operar en sistema de transporte masivo de Transmilenio sean cero emisiones y a partir del 2036 también los buses del componente zonal.

La Concejal Rojas, destacó que este es un paso muy importante para Bogotá dado que la pone a tono con las grandes urbes del mundo que buscan eliminar sus emisiones móviles en especial las generadas por el diésel.

La Cabildante del Partido Alianza Verde, dijo que como promotores de políticas públicas desde el Concejo pueden ser agentes generadores de cambio mostrando con su ejemplo la posibilidad y necesidad de evolucionar hacia las energías limpias que necesita Bogotá.

Le puede interesar: Inédito aumento de emisiones mundiales de CO2.

“El proyecto también busca que el cambio de tecnología se de en los vehículos de carga, pero quizá lo más importante es que le pone el objetivo a la ciudad de que para 2040 el 100% de los vehículos que circulen por la ciudad sean cero emisiones” explicó la Concejal Rojas.

Las emisiones derivadas de la combustión del diésel ocasionan diversas patologías respiratorias de las vías altas y bajas, desencadenan crisis asmáticas, ocasionan absentismo escolar y laboral, y están catalogadas como cancerígenas para los humanos por la OMS desde el año 2012.

En Colombia, según un informe del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), Las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores, con 22.709 casos 6,3% son la tercera causa de mortalidad. Evidencias alrededor del mundo han mostrado que las tasas de mortalidad tienen una alta correlación con PM10: un incremento de 10μg/m3 en PM10 causa un incremento del 1% en el número de muertes por todas las causas en Estados Unidos y Europa.