Retiran 1.800 toneladas de basura del humedal Jaboque

Foto EAAB.

En los últimos cuatro meses, la Alcaldía de Bogotá, a través de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá - EAAB-ESP, construyó una tubería que recoge las aguas residuales generadas por 2.000 habitantes de la Localidad de Engativá, las cuales serán conducidas a la Planta El Salitre para su tratamiento.

Esta red de 1,5 kilómetros de largo, denominada Interceptor Unir II permitirá mejorar la calidad del agua y el oxígeno del humedal Jaboque.

El Interceptor Unir II bordea la parte noroccidental del Jaboque y a su paso permite eliminar 432 conexiones erradas (redes conectadas por la comunidad de forma no técnica) y que afectaban las aguas del humedal.

Esta zona, cercana al barrio Unir, también estaba impactada por el arrojo de basuras. En desarrollo de los trabajos se retiraron 1.800 toneladas de basuras y escombros, estos son los desechos que caben en 120 volquetas.

En estas obras, la Alcaldía de Enrique Peñalosa invirtió más de dos mil millones de pesos. La nueva infraestructura de alcantarillado además de proteger el humedal, beneficiará también a los habitantes del barrio Unir de la Localidad de Engativá.

De otro lado, avanza el proyecto el sendero elevado de 1,2 kilómetros de longitud del humedal Juan Amarillo, ubicado en el occidente de la ciudad.

Con este proyecto los habitantes de Bogotá, especialmente los habitantes de Suba, podrán recorrer a pie o en bicicleta el borde sur de este ecosistema que además conecta con la localidad de Engativá.

 

Desplazamiento

Por años, los habitantes de Lisboa y Santa Cecilia se han desplazado informalmente por el humedal. Se han identificado más de 10 pasos y senderos utilizados por la comunidad para el cruce tanto por el borde del cuerpo de agua como por el jarillón.

“Esta pasarela elevada conectará los sectores populares de Suba con Engativá. Deberá estar terminada a finales del año próximo, y está exactamente al lado de la megaobra de la planta de tratamiento del río Salitre para un río de Bogotá más limpio, un humedal más protegido y unos ciudadanos que estén más integrados a la naturaleza”, señaló el mandatario.

De esta manera, la capital del país dio un paso más en la consolidación de espacios naturales sostenibles para el disfrute del medio ambiente sano de los ciudadanos y para la protección del humedal Juan Amarillo.

“Al ser elevada evita el fraccionamiento del ecosistema. Es totalmente permeable y permite el paso de la luz y el agua evitando fraccionamiento y así, protege el entorno en el que nos encontramos. Será construida en un material prefabricado en concreto postesado, que da luces más amplias y permite mínimos apoyos en el borde sur del humedal”, explicó Bibiana Rodríguez Campos, asesora de la Gerencia General del Acueducto de Bogotá.

 

Impactos

Con la adecuación de la conexión del humedal se minimizarán los impactos ambientales por el paso informal de personas: se facilitará la seguridad del peatón y la protección del ecosistema. En la obra habrá una estructura a manera de pasarela con miradores para que los ciudadanos puedan transitar de forma más segura y disfrutar de la riqueza de la flora y fauna del lugar, mientras ahorran tiempo en sus desplazamientos a los barrios vecinos.

La apuesta de la alcaldía de Enrique Peñalosa para salvar los humedales de la ciudad involucra varias acciones integrales para recuperar los espejos de agua mediante el retiro de escombros y basuras, la eliminación de conexiones erradas para evitar el vertimiento de aguas residuales y una gestión predial para rescatar los espacios públicos.

Específicamente en el humedal Juan amarillo, en los últimos dos años la EAAB ha ejecutado acciones que comprenden el retiro de 10.528 toneladas de material vegetal, la recuperación de 15.2 hectáreas de espejo de agua y la corrección de 811 puntos de conexiones erradas que tenían 5 puntos de carga contaminante sobre el humedal.

Con la adecuación del sendero en el humedal Juan Amarillo la ciudad contará con más espacios naturales sostenibles para el disfrute y la protección, conservación y recuperación del recurso hídrico de la región.