Video | Messi hace historia con un sexto Balón de Oro

AFP
El delantero argentino superó a Virgil Van Dijk, Cristiano Ronaldo y Sadio Mané en la obtención del galardón más importante en el fútbol

________

Una vez más Leo Messi demostró que no se cansa de ganar títulos. El delantero argentino entró en la historia y se transformó en el primer jugador que obtiene seis balones de oro. Con una temporada que finalizó con un sabor agridulce para los azulgranas tras la caída en Anfield contra el Liverpool, al astro del Barcelona consiguió una presea individual importante que brinda cierto aire de tranquilidad a sus seguidores. 

Con la Copa América 2020 cerca, se espera que el artillero mantenga su desempeño y le de Argentina un trofeo después de más de 30 años de ausencia. De igual forma, no es el mejor momento para el Barca, que es primero en la Liga pero que no consigue brillar con su fútbol, razón por la cual cuenta con la difícil labor de levantar a los culés antes del clásico contra el Real Madrid que será el próximo 18 de diciembre. 

Rapinoe se quedó con el Balón de Oro Femenino

Fuerte de cabeza y pies ágiles, la estadounidense Megan Rapinoe, ganadora del Balón de Oro femenino, cinco meses después de haber sido elegida la mejor futbolista y goleadora del Mundial-2019, es una activista comprometida totalmente dentro y fuera del terreno.

En el verano europeo, con sus hazañas en el césped francés y su corte de pelo de color lavanda copiado de la actriz Tilda Swinton, a la que adora, Rapinoe se convirtió en la estrella del fútbol femenino a los 34 años, suscitando un entusiasmo mediático sin precedentes para una jugadora.

Con una personalidad arrolladora, que ha superado rápidamente el marco futbolístico, Rapinoe es una figura feminista, que marcha en primera línea de la lucha por los derechos de las personas LGBT y la igualdad entre hombres y mujeres, y convertida en un ícono de la oposición al presidente norteamericano Donald Trump.

Una personalidad a la que sin duda el DJ Martin Solveig no le preguntaría si sabe hacer "twerking" (perreo en Latinoamérica), como hizo torpemente el año pasado a la noruega Ada Hergerberg, ganadora del primer Balón de Oro femenino de la historia.

Para Rapinoe, el Mundial fue un espacio de expresión ideal. "Sería irresponsable no utilizar esta plataforma internacional para intentar hacer que las cosas cambien", justificaba a los medios de comunicación, sin perder la oportunidad de cuestionar al presidente de su país.

Luchadora, talentosa, decisiva 

Con el apoyo de sus compañeras, la co-capitana de la selección advirtió que, en caso de coronación, no irían a la "p... Casa Blanca". "Nadie en nuestro equipo, que ha luchado por la igualdad y la inclusión, quiere ser cooptada por un gobierno que no lucha por las mismas cosas", argumentó.

A lo que Trump respondió en Twitter: "Megan nunca debe faltarle el respeto a nuestro país, la Casa Blanca o nuestra bandera, especialmente porque se ha hecho mucho por ella y por el equipo. Siéntete orgullosa de la bandera que llevas".

En otro tuit, el mandatario estadounidense se mostró más molesto: "¡Megan debería GANAR antes de HABLAR! ¡Termina el trabajo!".

Y eso fue lo que hizo Rapinoe en el terreno. Fue la estrella del seleccionado y una de las piezas para que el combinado de las barras y las estrellas alcanzara su cuarto título mundial, el segundo después de 2015.